Definición de abominación

El vocablo latino abominatĭo llegó al castellano como abominación: el acto y la consecuencia de abominar. Este verbo, por su parte, alude a aborrecer o detestar algo. Abominación, por otro lado, es aquello que, por sus características, resulta abominable.

Abominación

Por ejemplo: “El fallo del tribunal es una abominación: vamos a apelar para que se revierta la situación”, “Pretender la eliminación de un pueblo por su religión resulta una abominación que nadie puede avalar”, “A veces siento que esta ciudad, llena de crímenes y violaciones, se ha convertido en una abominación”.

Puede decirse que la abominación es una reacción ante algo que genera aversión. Supongamos que un grupo terrorista hace detonar una bomba en una escuela, matando a veinte niños. Semejante acto de barbarie es considerado como una abominación por todas las personas pacíficas que respetan la vida.

En el terreno de la religión, la idea de abominación se emplea con referencia a lo que resulta contrario a las normas religiosas. Los pecados y todos los actos que no respetan los preceptos religiosos, por lo tanto, constituyen una abominación.

Más allá de la religión, un tabú también puede considerarse como una abominación. En el mundo moderno, el canibalismo es un tabú: algo condenado por la sociedad debido a cuestiones morales. De este modo, si se conoce que una persona se alimentaba de carne humana, el hecho será definido como una abominación.

La abominación, por último, puede derivar de algo grotesco u horripilante. Por eso, a la criatura conocida como Pie Grande o Yeti se la suele nombrar como “El abominable hombre de las nieves”.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de abominación (http://definicion.de/abominacion/)