Definición de acacia

Acacia es un término que proviene del latín acacĭa, aunque su raíz etimológica se halla en la lengua griega. Se trata de un árbol o arbusto que pertenece al grupo familiar de las leguminosas y a la subfamilia de las mimosáceas.

Acacia

Las acacias, que se caracterizan por la dureza de su madera, producen racimos de flores aromáticas y, en ocasiones, presentan espinas. Su fruto, por otra parte, es una legumbre. Hay que tener en cuenta, de todos modos, que existen más de dos mil especies de acacias: sus características, por lo tanto, varían.

Es posible hallar acacias en casi todas las zonas subtropicales y tropicales del planeta. Australia y el continente africano son las dos regiones que exhiben más diversidad de estos arbustos o árboles, que en la antigüedad eran considerados mágicos gracias a su utilidad con fines curativos.

La acacia mimosa (Acacia dealbata) es una de las especies más populares. Suele vivir cerca de treinta años y tiene una altura promedio de unos doce metros. Por sus flores y por su capacidad para fijar el terreno, la acacia mimosa suele plantarse en jardines, parques y diversos espacios públicos.

La Acacia farnesiana, conocida coloquialmente como espinillo blanco, es otra especie popular. Como su nombre lo indica, dispone de espinas. Este arbusto puede utilizarse para fabricar perfumes, adhesivos, plaguicidas y otros productos.

Es importante mencionar que de muchas especies de acacias se obtiene goma arábiga, un polisacárido que está presente en su resina y que le permite al árbol cicatrizar heridas. La goma arábiga se emplea para producir golosinas, tinturas y medicamentos, por ejemplo.

Tan sólo las hojas y la flor de la acacia se destinan a un gran número de usos medicinales, gracias a sus propiedades, algunas de las cuales se listan a continuación:

* sirven para aliviar los espasmos, es decir, las contracciones de los músculos que se dan de forma involuntaria, en general como un mecanismo reflejo;

* vuelven más propicio el vaciamiento de la bilis;

* su acción emoliente se aprovecha en el suavizado de las mucosas y la piel. Por ejemplo, es posible obtener esparraguina de las flores de acacia para utilizar con este fin;

* actúan de manera favorable en la regulación del nivel de ácido en las mucosas del esófago y del estómago;

* se usan para tratar algunos problemas de la vesícula biliar y ciertos cuadros de digestión pesada;

* poseen una acción muy recomendada para los casos de irritación de garganta, la cual se trata con gárgaras;

* la acacia también es un laxante natural.

AcaciaComo puede apreciarse, los centenares de especies de acacia que existen nos brindan diversos beneficios. Una de las formas más comunes de aprovecharlos es preparando una infusión, la cual es muy adecuada para tratar la acidez estomacal y el reflujo gástrico.

Para casos de hígado inflamado, cirrosis, hepatitis, o infecciones biliares, se recomienda preparar una infusión de acacia y agregarle el zumo de un limón, para luego beberla en ayunas. Los resultados de este tratamiento son verdaderamente notables, ya que también colabora con el drenaje y la depuración del hígado para promover su buen funcionamiento.

El tratamiento de pieles resecas se puede llevar a cabo esparciendo infusión de acacia con un trozo de algodón por la zona afectada; esto mismo es ideal para quitar el maquillaje del rostro.

Además de las infusiones, es posible preparar tónicos, jarabes e incluso vinos de acacia, y también se usa para perfumar otros productos, como ser aceites y pomadas. Con respecto a la corteza de este árbol, se suele usar en la fabricación de cuerdas y telas. Es importante señalar que tanto la corteza como las semillas poseen un grado de toxicidad que las vuelve peligrosas para nuestro organismo, por lo cual no deben ingerirse ni aplicarse sobre la piel.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de acacia (http://definicion.de/acacia/)