Definición de activo circulante

El activo circulante o activo corriente es el activo líquido al momento de cierre de un ejercicio o que es convertible en dinero en un plazo inferior a los doce meses. Este tipo de activo está en operación de modo continuo y puede venderse, transformarse, utilizarse, convertirse en efectivo o entregarse como pago en cualquier operación normal.

Activo circulante

El efectivo en caja y bancos, los valores negociables, las cuentas por cobrar, las materias primas y los artículos en proceso de fabricación son algunos de los componentes del activo circulante. El concepto, por lo tanto, abarca a la tesorería (cajas y cuentas corrientes), los bienes convertibles o consumibles en el corto plazo y los activos cuasi-líquidos.

Los activos circulantes son bienes y derechos de una empresa que se caracterizan por su liquidez. Esto quiere decir que las compañías disponen de estos activos de manera líquida en el momento o que pueden hacerlo dentro del ciclo normal de producción. A mayor cantidad de activos líquidos, mayor liquidez.

Los activos no corrientes, en cambio, son aquellos que corresponden a los bienes y derechos que no pueden ser convertidos en efectivo en el transcurso de un año y que permanecen en la compañía durante más de un ejercicio.

Los activos fijos, por último, no varían durante el año fiscal o el ciclo de explotación de la empresa. Un ejemplo de activo fijo es el edificio de una fábrica, que forma parte de la compañía durante todo el proceso productivo. A diferencia de los activos circulantes, los activos fijos son poco líquidos.

Invertir en circulante

Activo circulantePara poder conocer cuánto dinero es necesario invertir en activo circulante, en primer lugar se deben evaluar todas las necesidades de una compañía en su inmovilizado, es decir, en el total de los bienes de tipo material o inmaterial que se consigne en los balances y que se hayan creado o adquirido para utilizarlos a largo plazo. Una vez alcanzado este punto, es posible encarar los gastos para dar uso a dichos recursos.

El objetivo es recuperar dicha inversión, y para ello es necesario efectuar la venta de los productos, de manera tal que se genere un flujo continuo, el cual comienza por la producción; por otro lado, el inmovilizado necesario para la financiación se deteriora y debe ser sustituido. En pocas palabras, se debe determinar el monto del activo circulante necesario para que sea posible la continuidad del ciclo recién expuesto.

El procedimiento más fácil y directo para realizar este cálculo consiste en la determinación de los siguientes parámetros:

* período medio de maduración de la compañía: se trata del tiempo necesario para que una unidad de dinero determinada (que puede ser un dólar, un euro, un peso, etcétera) que haya sido utilizado para la inversión inicial tarda en regresar a la tesorería de una empresa a través del cobro de las ventas;

* gasto medio diario: es la evaluación anual de las compras de provisiones necesarias para el funcionamiento de la empresa, de las materias primas, de la mano de obra y de cualquier gasto general, expresado en una media por día.

Una vez obtenidos estos datos, se sabe que realizando su producto se obtiene el monto mínimo necesario para la financiación del activo circulante. Se trata de un valor que debe invertirse de forma permanente, ya sea con dinero propio o a través de la financiación de terceros. Cabe señalar que si se modifica alguno de estos parámetros, y no se realiza la revisión pertinente de su impacto, se pone en peligro la vida de una empresa.

La base del éxito de una compañía reside en la administración responsable, y esto acarrea la constancia y la atención minuciosa a los movimientos, dado que un pequeño descuido puede convertirse rápidamente en una avalancha.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2010. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de activo circulante (http://definicion.de/activo-circulante/)