Definición de agilidad

Agilidad es un concepto que procede del vocablo latino agilĭtas y que alude a la condición de ágil. Este término (ágil), proveniente del latín agĭlis, refiere a quien puede usar su cuerpo con destreza o aptitud.

Agilidad

Por ejemplo: “Con agilidad, el joven logró escapar de su captor”, “Al encontrarse con el arroyo, el caballo hizo gala de su agilidad y, con un salto, llevó al jinete al otro lado”, “El pivote de Chicago Bulls perdió agilidad con el paso de los años, pero mejoró su visión de juego”.

La agilidad se asocia al dominio del cuerpo, la velocidad y la ligereza de los movimientos. Una persona que puede saltar muy alto o a gran distancia tiene agilidad, al igual que el animal que puede escabullirse por un espacio de dimensiones pequeñas.

En el canto también aparece el concepto de agilidad, para hacer alusión a la capacidad de ejecutar pasajes de gran complejidad con la voz, como ser adornos minuciosos, saltos a lo largo de intervalos mayores a una octava, o secuencias de muchas notas que cubren rangos amplios y a gran velocidad. Cecilia Bartoli, una reconocida cantante italiana, es el mejor ejemplo de agilidad vocal de la actualidad.

Si bien los deportistas más virtuosos son capaces de hacer despliegues de agilidad que el resto de los seres humanos a veces ni siquiera consideran posibles, nuestra especie necesita la combinación de un talento especial y un entrenamiento muy arduo para alcanzar este nivel de destreza física; para el resto de los animales esto no siempre es así.

Los cánidos y los félidos, por ejemplo, familias de mamíferos en las cuales encontramos a los lobos y los tigres, entre muchas otras especies, poseen un grado de agilidad muy por encima de nuestras posibilidades, y hacen uso de ella de forma natural, sin necesidad de asistir a ninguna academia, ni de realizar un entrenamiento monótono y rutinario.

AgilidadEsto no significa que los animales salvajes no entrenen sus cuerpos, que no mantengan su agilidad a base de ejercicio, sino que en ellos no es raro el poder de navegar su entorno con saltos y a gran velocidad. El ser humano ha llegado a un punto en el cual no suele necesitar su cuerpo para subsistir: la mayoría de los puestos de trabajo nos llevan a permanecer sentados frente a un ordenador durante horas, usando la vista y las manos, por lo cual poco importa si sabemos trepar un árbol o cruzar un arroyo soportando una fuerte corriente.

La idea de agilidad también se utiliza con respecto a la rapidez para resolver alguna cuestión. Supongamos que las empresas de un determinado país deben realizar numerosos trámites para realizar una exportación. Ante las dificultades que se presentan en el proceso, los empresarios reclaman al gobierno un cambio en las normas para que las exportaciones puedan realizarse con mayor agilidad. Es decir, sin tanta burocracia y con menos pasos a llevar a cabo.

Efectuar un trabajo con agilidad supone conseguir los objetivos establecidos previamente de manera tal que no se presenten obstáculos importantes, que el flujo de actividad sea constante y los resultados, satisfactorios. Para llegar a un nivel de organización como éste, es necesario contar con un grupo de trabajadores que haya sido entrenado con las habilidades adecuadas, pero también con una visión clara y definida de la identidad de la empresa.

En un sentido similar, puede hablarse de la agilidad alcanzada en el recuento de votos de un proceso electoral gracias al uso del sufragio electrónico. En este caso, la flamante agilidad deriva del tiempo que, en elecciones previas, demandaba contar manualmente los votos que se introducían en sobres adentro de las urnas.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de agilidad (http://definicion.de/agilidad/)