Definición de alcalosis

Alcalosis es un concepto médico que se emplea para nombrar al exceso de alcalinidad en el torrente sanguíneo. La alcalinidad, por su parte, alude a lo alcalino: que tiene el hidróxilo metálico llamado álcali.

Alcalosis

Retomando la noción de alcalosis, se trata de un cuadro que surge por el incremento de la alcalinidad de la sangre, que pasa a presentar un nivel excesivo de álcali (una base). Lo contrario es la acidosis, una condición derivada del incremento de ácido.

La alcalosis, de este modo, revela un trastorno de tipo hidroelectrolítico. Como los riñones y los pulmones se encargan de la regulación del nivel de bases y ácidos en el organismo, estos trastornos se vinculan a una crecida de la cantidad de bicarbonato o a una caída del dióxido de carbono.

Cuando se registra un nivel elevado de bicarbonato en la sangre, se habla de alcalosis metabólica. En este caso, es posible diferenciar entre la alcalosis hipopotasémica (el riñón reacciona ante la pérdida de potasio por un diurético u otra causa), la alcalosis hipoclorémica (reacción del riñón frente a la caída del nivel de cloruro, que puede deberse a vómitos) y la alcalosis compensada (el organismo consigue equilibrar bases y ácidos, pese a que el dióxido de carbono y el bicarbonato se encuentran aún en cantidades anormales).

La alcalosis respiratoria, por otra parte, surge cuando un individuo se encuentra en un lugar con poco oxígeno (por ejemplo, a una altura muy elevada). Esta reducción del oxígeno en la sangre fomenta la respiración y deriva en la pérdida excesiva de dióxido de carbono. Para compensar la alcalosis, el riñón impulsa un incremento de la excreción de bicarbonato.

Con respecto a los síntomas de la alcalosis, la lista es relativamente extensa e incluye los siguientes:

* confusión, que puede derivar en un coma o en estupor, término que en medicina se define como un descenso de las funciones intelectuales que tiene lugar junto con una aparente actitud de indiferencia o asombro;

* temblores en las manos;

* pérdida del equilibrio y mareos;

* náuseas y vómitos;

* fasciculaciones musculares, es decir ligeras contracciones de los músculos que se dan de forma involuntaria y que no generan el movimientos de los miembros sino que se puede apreciar bajo la piel;

* calambres musculares prolongados, también conocidos como espasmos musculares. Se trata del resultado de la tensión involuntaria de los músculos sin que la siga la correspondiente relajación;

* hormigueo o entumecimiento de alguna extremidad, como ser los pies o las manos, o bien de la cara.

Con respecto las características de una consulta médica centrada en la alcalosis, lo normal es que el médico realice un examen físico al paciente y le haga preguntas relacionadas con los síntomas que haya advertido. Seguidamente, puede pedirle los siguientes dos exámenes de laboratorio:

* una gasometría arterial, una medición del nivel de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre, el cual también sirve para conocer su grado de acidez;

* pruebas metabólicas básicas, entre las que destaca la de electrolitos, para poder confirmar la presencia de alcalosis y determinar si es de tipo metabólico o respiratorio.

El tratamiento contra la alcalosis no puede definirse hasta que el médico no haya dado con la causa. Si tomamos el caso de la alcalosis que se ocasiona por hiperventilación, por ejemplo, es común la recomendación de colocarse una bolsa de papel frente a la boca para respirar dentro de ella y así conseguir que no se pierda tanto dióxido de carbono del organismo. También es posible la administración de ciertos medicamentos para solventar la pérdida de potasio y cloruro, entre otros químicos. Por lo general, los pacientes de alcalosis consiguen superarla con el tratamiento indicado.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de alcalosis (http://definicion.de/alcalosis/)