Definición de alófono

La primera acepción que aparece en el diccionario de la Real Academia Española (RAE) del término alófono alude a aquel que se expresa en un idioma diferente. Se trata, en este caso, de un adjetivo.

Alófono

Por ejemplo: “Si de un grupo de cinco hombres, cuatro hablan en inglés y el quinto es alófono, este último sujeto tendrá dificultades para comprender las conversaciones que mantengan en la lengua de Shakespeare”, “El equipo es dominicano pero el entrenador es alófono, por eso tiene un traductor”, “Me considero un escritor argentino alófono, ya que no escribo en castellano”.

El concepto de alófono, por otra parte, hace referencia a las distintas variantes que pueden existir de un cierto fonema, de acuerdo a la ubicación del fonema en cuestión en la sílaba o en la palabra o según las características que presentan los fonemas contiguos.

Dicho de un modo más simple, los alófonos son los distintos sonidos que puede adoptar un fonema de acuerdo al contexto, sin que cambie el valor del mismo. En nuestro idioma, las letras G, D y B pueden presentar distintos alófonos en virtud del uso en particular.

Tomemos el caso de la letra B. Puede adquirir un sonido oclusivo, como en el término “combate”, o un sonido fricativo, como en el vocablo “alba”. La B, por lo tanto, presenta dos alófonos. Como se puede advertir, el valor de la letra no cambia, aunque sí varía la pronunciación de la misma. Los alófonos marcan estas alteraciones que dependen del contexto en el que aparece la letra.

Antes de continuar, es necesario definir brevemente los conceptos relacionados con los tipos de sonidos que pueden producir las consonantes. Una consonante oclusiva, en primer lugar, genera un sonido que obstruye el flujo del aire durante una fracción de tiempo hasta que finalmente libera el paso. Si pensamos nuevamente en la letra B en la palabra “combate”, notaremos que entre el final de la M y el comienzo de la A existe un pequeño período de tiempo en el cual el aire deja de salir de la boca.

Por otro lado, el concepto de alófono también se relaciona con la consonante fricativa, aquélla que se genera cuando los órganos articulatorios se estrechan o se contraen, provocando una alteración en el paso del aire que se manifiesta como una fricción, la cual puede adquirir diversos grados de turbulencia.

En el caso del término “alba”, los órganos que estrechamos para pronunciarlo son los labios, mientras que para decir “foca” aprovechamos los diente superiores y el labio inferior para reducir el paso del aire y dar lugar a ese sonido tan característico de la letra F.

Otro caso de sonido fricativo tiene lugar al pronunciar la letra X, y que aquí entran en juego el paladar blando y el dorso de la lengua; por ejemplo, en la palabra “extra”. Dos sinónimos de fricativo son estridente y espirante, aunque en la actualidad no son tan frecuentes.

Nuestro idioma tiene más ejemplos de alófonos, aunque no tantos como el inglés o el catalán, por ejemplo. Sin embargo, el problema fundamental a la hora de identificarlos no es la escasez sino la poca fuerza que imprimimos en las consonantes al hablar español, aunque esto varía según el acento.

La letra D presenta un caso particular, en el que se aprecia dicha dificultad: en el término “dado”, la pronunciación de la D no es igual en ambas sílabas, aunque la diferencia sea casi imperceptible. En la primera sílaba la consonante es oclusiva, mientras que en la segunda es fricativa aproximante, ya que deja salir el aire con una fricción que puede oírse ligeramente.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de alófono (http://definicion.de/alofono/)