Definición de antítesis

El recorrido etimológico del término antítesis se inicia en el latín tardío (antithĕsis) y luego pasa al griego (antíthesis) antes de llegar a nuestra lengua. El primer significado que menciona el diccionario de la Real Academia Española (RAE) hace referencia a aquello que, por sus características o condiciones, resulta totalmente opuesto a otra cosa.

Antítesis

Por ejemplo: “Ricardo es la antítesis de Juana: él es callado y retraído, mientras que ella está todo el día hablando y socializando”, “El proyecto político de la oposición es la antítesis del modelo que venimos desarrollando con éxito a nivel nacional desde hace más de una década”, “El accionar de los policías en este caso constituye la antítesis de lo que indican los procedimientos”.

En el plano de la retórica y de la filosofía, la antítesis es la oposición que existe entre dos expresiones o juicios. Su uso permite el desarrollo de la dialéctica que deriva en la construcción de conocimiento.

En este marco, encontramos una proposición, una concepción o un discurso que constituye la tesis. Se trata de una afirmación que, de algún modo, se justifica o se demuestra. La antítesis es el razonamiento contrario: propone algo que contradice la tesis, confrontando sus argumentos. La dialéctica indica que, tras la oposición entre la tesis y la antítesis, surge una nueva mirada que se condensa en la síntesis. Esta tercera proposición (la síntesis) representa una comprensión diferente del asunto en cuestión.

Un ejemplo simplificado del proceso es el siguiente: “Los perros son negros” (tesis) / “Sin embargo, ayer vi un perro blanco” (antítesis) / “Hay perros negros y perros blancos” (síntesis).

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de antítesis (http://definicion.de/antitesis/)