Definición de ascendente

El concepto de ascendente puede emplearse como adjetivo o como sustantivo. En el primer caso, el término califica a aquel o aquello que asciende (es decir, que sube o se eleva). Por ejemplo: “Debes tener en cuenta que los automóviles que circulan en sentido ascendente tienen prioridad de paso”, “El ascendente equipo español se enfrentará al conjunto italiano por los octavos de final del torneo continental”, “Si este tenista mantiene la línea ascendente, pronto será número uno del mundo”.

Ascendente

La idea de ascendente puede aludir a algo físico o a una cuestión simbólica, según el caso. Supongamos que un joven que se desplaza en bicicleta comienza a transitar por un camino que lo dejará en la cima de un cerro. Puede decirse que el ciclista en cuestión avanza en sentido ascendente. Al bajar del cerro, por el contrario, irá en sentido descendente.

Es importante señalar una diferencia fundamental entre este término y ascenso: si bien ambos pertenecen a la misma familia, la idea de ascendente indica una “tendencia a ascender”, sin que importe necesariamente el punto en el que se interrumpa el desplazamiento, dado que eso no afecta dicha tendencia; un ascenso, por otro lado, sí tiene un principio y un final.

Este matiz puede resultar poco relevante, pero es necesario para entender ciertos principios de las matemáticas y la física, donde muchas veces existen dos o más puntos de vista para analizar el universo. Por ejemplo, el concepto de recta se confunde a menudo con el de segmento, ya que las personas ajenas a estas ciencias no tienen en cuenta la naturaleza infinita de la recta; hilando esto con lo expresado en el párrafo anterior, si decimos que una línea marca un camino ascendente, entonces debemos pensar que su inclinación tiene una extensión infinita, a pesar de que sólo podamos apreciar un tramo de la misma.

Para la física, el concepto de caída libre se define como el movimiento que realiza un cuerpo cuando actúa sobre él la fuerza de gravedad de manera exclusiva. En otras palabras, sin bien a simple vista parece tratarse de un movimiento “hacia abajo”, en realidad también puede tener la dirección contraria, y esto da lugar a la idea de movimiento ascendente y descendente. En términos más técnicos, el cuerpo se desplaza a lo largo del eje vertical, el cual por convención conocemos como Y.

El estudio del movimiento ascendente y descendente de un cuerpo excluye por definición la influencia de toda fuerza salvo la gravitatoria; sin embargo, cuando este fenómeno se observa en medio de un fluido como ser el aire, es necesario tomar en cuenta, por ejemplo, las consecuencias de la resistencia aerodinámica. Por otro lado, también es fundamental conocer las variaciones que sufre la aceleración de gravedad en cada punto del planeta; a grandes rasgos, podemos decir que cuanto mayor sea la altitud, también lo será la aceleración.

El entrenador de un equipo de baloncesto (básquetbol), por su parte, puede afirmar que el conjunto que dirige se encuentra en una dinámica ascendente. En este caso, la noción es simbólica: los jugadores no se suben a escalones ni escalan montañas, sino que evidencian un nivel de juego cada vez más alto.

En el terreno de la astrología, se llama ascendente a un ángulo importante de la carta natal. El ascendente se encuentra en la Primera Casa y resulta opuesto a la Séptima Casa: esta particularidad hace que el ángulo está vinculado al signo de aries.

La cúspide del ascendente corta el signo que se halla en el Horizonte Este cuando se produce el nacimiento. Al levantarse, divide el cielo en las doce casas astrológicas que se corresponden con los doce signos.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de ascendente (http://definicion.de/ascendente/)