Definición de bobina

Del francés bobine, una bobina es un cilindro de hilo, cable o cordel que se encuentra arrollado sobre un tubo de cartón u otro material. También se conoce como bobina al rollo de papel continuo que utilizan las rotativas y al rollo de hilo u otro componente que exhibe un orden determinado.

Bobina

Por otra parte, una bobina o inductor es un componente pasivo del circuito eléctrico que incluye un alambre aislado, el cual se arrolla en forma de hélice. Esto le permite almacenar energía en un campo magnético a través de un fenómeno conocido como autoinducción.

La bobina está compuesta por la cabeza hueca de un material conductor (alambre o hilo de cobre esmaltado, por ejemplo) y puede estar instalado en un circuito integrado. La pieza polar, el núcleo, el devanado inductor, la expansión polar, el polo auxiliar y la culata son las partes que conforman un inductor.

Es interesante que a la hora de poder analizar en profundidad el término bobina tengamos muy en cuenta la existencia de lo que se conoce como Bobina de Tesla. Una denominación esta con la que se hace referencia a un transformador resonante que tiene la capacidad para generar descargas eléctricas de gran alcance y sonoridad.

Aquella fue desarrollada a finales del siglo XIX, concretamente en el año 1891, por el inventor croata del que toma su nombre: Nikola Tesla. Un hombre este que está considerado en la actualidad como una de las figuras que más ha contribuido al nacimiento y desarrollo de la electricidad desde el punto de vista comercial.

La bobina se diferencia del condensador o capacitor en la forma que almacena la energía. Mientras que la bobina utiliza un campo magnético gracias al espiral de alambre, los condensadores usan un campo eléctrico para el almacenamiento.

El funcionamiento de la bobina implica que reaccionará contra los cambios de corriente con la generación de un voltaje opuesto al voltaje aplicado que resultará proporcional a la alteración de la corriente. El valor de oposición de la bobina al paso de corriente es medido por la inductancia en una unidad conocida como Henrios (H).

Muchos son los usos que se le pueden dar a una bobina de tipo electromagnético. De esta manera, por ejemplo, se aplica tanto para hacer sonar un timbre como para hacer funcionar una electroválvula o para poner en marcha un relé. Todo ello sin olvidar tampoco que se puede utilizar dentro de lo que es un interruptor diferencial, un motor eléctrico o lineal u otros dos dispositivos fundamentales dentro de cualquier automóvil: el embrague y el freno.

Las bobinas se aplican en el desarrollo de lámparas fluorescentes y fuentes de alimentación, entre otros elementos.

Además de todo lo expuesto tampoco podemos pasar por alto la existencia de otro uso para el término que estamos analizando en profundidad. Así, de manera coloquial en diversas partes del norte de España se emplea aquel de manera cariñosa y como diminutivo de “boba”, que podemos establecer como sinónimo de “tonta”. Un ejemplo de esta citada utilización sería el siguiente: “¡Qué bobina eres! ¡Anda que menudo chiste has dicho! Me ha hecho mucha gracia”.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2009. Actualizado: 2009.
Definicion.de: Definición de bobina (http://definicion.de/bobina/)