Definición de celos

El concepto de celo puede emplearse de diversas maneras. El celo puede ser el esfuerzo, el desvelo o el cuidado que una persona dedica a una acción o a una actividad. Por ejemplo: “Guardé este libro con celo durante más de medio siglo”, “Mi padre cuida su coche con mucho celo: nunca me lo prestaría”, “No tiene sentido que limpies con tanto celo si tienes dos perros en la casa”.

Celos

La idea de celo, por otra parte, alude a lo que siente un individuo cuando considera que puede perder a alguien que considera propio. Por lo general los celos aparecen al sentir que un ser querido está prestando demasiada atención a otra persona, disminuyendo en contrapartida el interés que demuestra por uno.

Supongamos que un joven llamado Matías está de novio con Patricia. Por motivos laborales, Patricia suele reunirse muy seguido con otro hombre llamado Sergio. Ante esos encuentros frecuentes y los llamados telefónicos constantes que Sergio le realiza a Patricia, Matías empieza a sentir celos. El muchacho teme que Patricia esté interesada sentimentalmente en Sergio y que incluso pueda llegar a entablar una relación con él.

Para la psicología, los celos constituyen una respuesta emocional ante la percepción de una amenaza (la posibilidad de perder un vínculo interpersonal). Cuando los celos se vuelven patológicos, la persona celosa no puede ser feliz ya que vive atormentada por lo que siente. Incluso, en casos extremos, puede actuar con violencia ante el individuo que ama (y al cual está celando).

Se denomina celo, por último, al apetito sexual de un animal y a la época en la cual este se manifiesta: “Los perros están un poco agresivos ya que se encuentran en celo”, “No pude dormir por el ruido que hacían los gatos en celo”.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de celos (http://definicion.de/celos/)