Definición de centrifugación

Se denomina centrifugación al acto de centrifugar: emplear la fuerza centrífuga para lograr la separación de los componentes de una mezcla o el secado de determinados materiales.

Centrifugación

Una fuerza centrífuga es aquella manifestada en cuerpos que desarrollan una trayectoria curva. Esta fuerza es igual pero contraria a la fuerza centrípeta, que se dirige radialmente hacia el centro.

La centrifugación, en definitiva, consiste en el aprovechamiento de la fuerza centrífuga para separar elementos según la densidad o para secar algo. La máquina que suministra la fuerza centrífuga recibe el nombre de centrifugadora.

Lo que hace una centrifugadora es acelerar el proceso de sedimentación o de decantación de las fases de una mezcla. Esto es posible gracias a las diferentes densidades de los componentes. Mediante la centrifugación, de este modo, se puede separar el suero del plasma en la sangre o la pulpa de un jugo (zumo) frutal, por citar dos posibilidades.

Es habitual que los lavarropas (también conocidos como lavadoras) cuenten con una opción de centrifugación. Estas máquinas que se utilizan para lavar la ropa cuentan con un motor eléctrico y un tambor donde se introducen las prendas sucias. Dicho tambor se llena de agua y jabón y se mueve rápidamente gracias al motor, lavando la ropa. Para el secado de las prendas, la máquina realiza un proceso de centrifugación.

La etapa de centrifugado reduce la humedad de la ropa, ya que la fuerza centrífuga hace que el agua se separe de los tejidos. De este modo la centrifugación va secando las prendas.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de centrifugación (http://definicion.de/centrifugacion/)