Definición de cerro

Del latín cirrus (“copo”), un cerro es una elevación de tierra aislada que presenta una altura menor que una montaña o un monte. Como toda eminencia topográfica, se trata de un terreno elevado respecto a sus alrededores que cuenta con una base o pie (la zona inferior donde comienza la elevación), una o más cumbres o cimas (la zona que alcanza mayor altura) y las laderas o flancos (terrenos de inclinación variable que van de la base a la cumbre).

Cerro

El cerro no debe superar los 200 metros de altura; de lo contrario, pasa a ser otro tipo de eminencia (como una montaña, por ejemplo). Su nacimiento puede producirse por una falla geológica, la erosión de un accidente geográfico mayor o el movimiento y deposición de sedimentos.

De acuerdo a su formación y apariencia, existen distintas denominaciones para los cerros. Las colinas o lomas son los cerros más pequeños y constituyen la denominación más difundida.

De esa misma forma, también nos encontramos con otros cerros que, por su diversa tipología, reciben otras denominaciones más concretas. Este sería el caso, por ejemplo, del montículo que podemos establecer que es un cerro de pequeño tamaño, que se encuentra aislado y que tiene la peculiaridad de que puede ser tanto de clase natural como artificial, gracias a que haya sido el hombre el que lo haya formado. Así, han existido a lo largo de la historia montículos artificiales con funciones militares, funerarias o de vigilancia.

La altura moderada de los cerros permitió que numerosos asentamientos se construyeran en sus laderas y cimas, ya que sus características ofrecían resguardo de las inundaciones y permitían una vista panorámica ideal para visualizar el avance de los enemigos. Muchas fortalezas, por lo tanto, se desarrollaron sobre cerros. Otras edificaciones fueron construidas en los cerros por motivos religiosos y ceremoniales.

Entre los ejemplos más destacados que podemos plantear de edificaciones que fueron realizadas sobre cerros se encuentra el Castillo de la localidad francesa de Gisors. Se trata de una fortaleza situada sobre un cerro que se construyó en el siglo XI y que entorno a ella existe una leyenda: la del tesoro de los Templarios, que parece ser se conservó bajo aquella.

De la misma forma, otro de los monumentos que podemos subrayar por haberse edificado sobre un cerro fue la Catedral Nacional de Washington que se construyó en los primeros compases del siglo XIX en la cima más elevada de la ciudad.

Y todo ello sin olvidar tampoco a la internacionalmente conocida Alhambra de Granada. Una ciudad amurallada esta, Patrimonio de la Humanidad y de origen musulmán, que se halla enclavada en el famoso cerro de La Sabika.

Además de todo lo expuesto no podemos pasar por alto el hecho de que existe una expresión coloquial que se usa con mucha frecuencia y que hace emplea el término que estamos analizando. Se trata de la locución adverbial “por los cerros de Úbeda” con la que se expresa que alguien al hablar sobre un asunto está divagando.

El diccionario de la Real Academia Española (RAE), por último, menciona otros usos del término cerro, referidos al pescuezo o lomo de un animal y al manojo de lino o cáñamo ya limpio después de rastrillado.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2009. Actualizado: 2009.
Definicion.de: Definición de cerro (http://definicion.de/cerro/)