Definición de clemencia

La noción de clemencia alude a la piedad o la misericordia. El término, que procede del latín clementia, está vinculado a la mesura a la hora de la aplicación de justicia.

Clemencia

Por ejemplo: “El acusado rompió en llanto al pedir clemencia al tribunal”, “De nada sirve que reclames clemencia: tu suerte ya está echada”, “Los terroristas no tuvieron clemencia con su rehenes”.

Quien tiene clemencia se compadece del otro: puede sentir empatía y experimentar el padecimiento ajeno. Por eso ser clemente implica perdonar a alguien o brindarle asistencia en una situación difícil. La clemencia, más allá del sentimiento, se pone en práctica, de lo contrario no existe.

Es habitual que este concepto aparezca cuando un juez, un tribunal u otro tipo de autoridad se disponen a decretar o a ejecutar un castigo. El individuo a punto de ser castigado puede pedir clemencia para que la pena no sea tan dura. Supongamos que un hombre es condenado en primera instancia a la pena de muerte. Al notificarse de esta condena, ruega clemencia y consigue que la pena capital sea reemplazada por reclusión perpetua.

La clemencia también puede aparecer en el deporte si un competidor o un equipo deciden no aprovechar las debilidades de su rival para marcar amplias diferencias en el resultado. Un equipo de fútbol que, al término del primer tiempo, derrota por 4 a 0 a su oponente puede tener clemencia y reducir la intensidad en la segunda mitad. Es importante tener en cuenta que este tipo de clemencia puede considerarse como una falta de respeto al rival, ya que deja de ser considerado un oponente capaz de competir de igual a igual.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de clemencia (http://definicion.de/clemencia/)