Definición de contabilidad de costo

Antes de proceder a dar a conocer el significado del término que nos ocupa vamos a llevar a cabo, para entender mejor dicha acepción, el establecimiento del origen etimológico de las palabras que lo conforman. En concreto, ambas proceden del latín.

Contabilidad de costo

En primer lugar, contabilidad emana del vocablo latino computare que puede traducirse como “contar” mientras que, en segundo lugar, podemos establecer que costo procede del verbo costare que es sinónimo de “costar”.

La contabilidad es la técnica y ciencia que tiene como finalidad crear y difundir datos útiles para quienes deben tomar decisiones de índole económica. Para esto, estudia el patrimonio de un individuo o de una organización y presenta sus conclusiones en documentos que reciben el nombre de estados contables o estados financieros, que suponen un resumen de una situación económica.

El costo, también conocido como coste, es el desembolso económico que implica la oferta de un servicio o la elaboración de un producto. Este costo incide en el precio de venta al consumidor final, ya que puede decirse que este precio es igual a la suma del costo más la ganancia para el productor.

La contabilidad de costo o contabilidad de costos, por lo tanto, es la rama de la contabilidad que se encarga de analizar el margen de contribución y el punto de equilibrio del costo del producto. Puede entenderse a la contabilidad de costo como una disciplina de la contabilidad administrativa.

A la hora de proceder a determinar qué es y para qué sirve la citada contabilidad de costo es importantísimo que tengamos en cuenta que la misma se desarrolla a partir del uso de una serie de elementos tales como los llamados principios de contabilidad. Una denominación esta bajo la que se incluyen términos de gran importancia en el sector como serían, por ejemplo, los bienes económicos que son el conjunto de bienes (materiales e inmateriales) que tienen un valor económico y que, por tanto, puede ser valuados en materia monetaria.

El devengado, la moneda cuenta, el ejercicio, la materialidad o la equidad son otros de esos principios que son fundamentales dentro del ámbito de la contabilidad y, por tanto, también en la modalidad que nos ocupa.

Y todo ello sin olvidar el conjunto de tipos de costes existentes que se pueden clasificar en base a su modalidad o a la asignación que se les realiza a un objeto. En este último apartado se incluirían los indirectos, que no se pueden repartir de manera objetiva entre los productos, y los directos que sí se pueden repartir objetivamente.

Lo habitual es que la contabilidad de costo permita elaborar los estados financieros con vistas al corto plazo. Se conoce como punto de equilibrio a la cantidad más pequeña de unidades que un fabricante debe elaborar y comercializar para que la ganancia sea igual a cero: esto quiere decir que, en ese punto, los costos totales igualan a los ingresos totales por venta. A partir de entonces, la empresa obtiene beneficios.

Tomemos el ejemplo de la fabricación de un televisor. Si el fabricante debe gastar 100 dólares en materias primas y 200 dólares en el salario de los trabajadores necesarios para la producción, el costo de un televisor alcanza los 300 dólares. Esta empresa, por lo tanto, no podrá vender el televisor por debajo de dicho monto ya que, de lo contrario, perdería dinero. Este tipo de análisis forman parte de la órbita de la contabilidad de costo.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2012. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de contabilidad de costo (http://definicion.de/contabilidad-de-costo/)