Definición de control de calidad

El término control, que deriva del francés contrôle, tiene varios usos. En este caso nos interesa su acepción como la revisión, el examen o la evaluación de algo. Calidad, por su parte, es el conjunto de las propiedades o las características que son inherentes a un elemento. La noción suele aludir específicamente a la buena calidad: la perfección o la excelencia.

Control de calidad

Se denomina control de calidad al proceso que se lleva a cabo con el objetivo de detectar posibles fallas, inconvenientes o errores en alguna cosa. Estos procedimientos son habituales en industrias y empresas para garantizar que los servicios y los productos que se ofrecen a los clientes cumplen con determinados parámetros.

Tomemos el caso de una compañía dedicada a la elaboración de productos lácteos. En su proceso de calidad, toma muestras de la leche, el queso y el resto de sus productos para analizar la presencia de microorganismos, el sabor, la consistencia y el color, entre otras variables. Si el control arroja resultados anormales o negativos, los productos no salen a la venta. En cambio, si todo resulta de acuerdo a lo esperado, los artículos son distribuidos en los puntos de venta.

El control de calidad siempre es importante, aunque en algunos sectores es directamente imprescindible para evitar poner en riesgo la vida de los consumidores o usuarios. Si un fabricante de automóviles no controla debidamente la calidad de sus vehículos y ofrece unidades con fallos, los conductores podrían sufrir graves accidentes por problemas mecánicos. Si un productor de alimentos vende comida contaminada, puede dañar la salud de los consumidores. En cambio, una persona que adquiere un pantalón defectuoso puede sentirse estafada, pero no estará en riesgo.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de control de calidad (http://definicion.de/control-de-calidad/)