Definición de curatela

La noción de curatela, que procede del vocablo latino curatoria, se utiliza como sinónimo de curaduría: el cargo que tiene un curador (quien cura o cuida algo). En el ámbito del derecho, se llama curador a quien es designado a través de una resolución judicial para complementar la capacidad de aquel que, por algún motivo, tiene una limitación en ella.

Curatela

Se entiende por curatela, en este marco, a la institución jurídica que funciona como mecanismo de protección de un individuo y de sus bienes. La curatela se aplica a los mayores de edad considerados incapacitados y, en circunstancias excepcionales, también a menores.

A través de la curatela, el curador debe intervenir en aquellos actos jurídicos que el sujeto no está en condiciones de realizar por sí mismo. Si uno de estos actos es llevado a cabo sin que intervenga el curador, puede ser anulado.

En otras palabras, la curatela consiste en la representación legal de alguien con una incapacidad mental. Su función es de asistencia, preservando la salud del asistido y evitando que sufra perjuicios en su patrimonio.

La curatela puede ser iniciada por los padres, los hijos, el cónyuge u otros familiares de la persona incapacitada. Ante la falta de ellos, el trámite puede ser solicitado por el ministerio público.

Es importante tener en cuenta que, cuando una persona alcanza la mayoría de edad, sus padres dejan de contar con la patria potestad respecto de su descendiente y, por lo tanto, ya no pueden representarlo legalmente. Si el individuo discapacitado no dispone de curatela, queda desprotegido.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de curatela (http://definicion.de/curatela/)

Definiciones Relacionadas