Definición de cutícula

El término cutícula, que procede del latín cuticŭla, tiene varios usos. Las primeras acepciones que señala la Real Academia Española (RAE) en su diccionario aluden a una película (la piel más fina y delicada) y a la epidermis (el epitelio que recubre el cuerpo de las personas y los animales o la membrana que cubre las hojas y el tallo de ciertas plantas).

Cutícula

La idea de cutícula, en este marco, puede referirse a distintas estructuras del cuerpo humano. Por lo general se vincula al eponiquio de la uña: una franja de piel que llega hasta donde empieza el cuerpo ungueal (la estructura córnea, de gran dureza, que llamamos uña).

En el pelo también es posible reconocer una cutícula. Así se denomina a la capa externa del cabello, transparente y dura, que se forma a partir de la queratinización de las células muertas. Esto genera escamas que, al superponerse entre sí, crean la cutícula.

Los artrópodos y los nematodos, por su parte, cuentan con otra estructura denominada cutícula. En este caso, es una capa impermeable y de cierta dureza que segrega la epidermis y brinda protección.

En el ámbito de la botánica, la cutícula es una membrana compuesta por una capa celular. Esta membrana cerosa brinda protección a la planta que, pese a estar expuesta a las condiciones atmosféricas, no se reseca. Además protege al ejemplar de los hongos y las bacterias.

La cutícula de las plantas se divide en una capa interna formada por ceras y por una macromolécula llamada cutina; una capa media donde la cutina está embebida en las ceras; y una capa externa hecha por las ceras.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de cutícula (http://definicion.de/cuticula/)