Definición de dactilopintura

La noción de dactilopintura no forma parte del diccionario desarrollado por la Real Academia Española (RAE). El concepto alude a la técnica consistente en pintar con los dedos: es decir, sin utilizar un pincel ni ningún otro utensilio.

Dactilopintura

La dactilopintura supone la manipulación directa de la sustancia que se empleará para crear la obra. Más allá de la definición que refiere al uso de los dedos, esta práctica también puede desarrollarse con la palma o el canto de la mano, con los antebrazos y hasta con los codos. En algunos casos el concepto incluye además la utilización de los pies.

Muchos pedagogos impulsan la dactilopintura entre los niños. La técnica suele ayudar a derribar las inhibiciones y a favorecer la expresión, además de contribuir a mejorar el control de la mano y la motricidad fina.

A partir de los seis meses de vida, un niño puede comenzar a incursionar en la dactilopintura. En una primera etapa lo mejor es que use toda su mano, manchando la hoja con libertad. Con el tiempo se le pueden dar instrucciones al pequeño a modo de ejercicio.

Una vez terminada la obra, es probable que el niño desee exhibirla. El trabajo de dactilopintura ya finalizado puede fortalecer su autoestima ya que le demuestra que resultó capaz de realizar la creación en cuestión.

Más allá del fin didáctico, la dactilopintura es un entretenimiento infantil. Es conveniente que un mayor supervise la actividad y que prevea en qué lugar y de qué manera el niño se va a higienizar cuando ya haya terminado.

Cabe destacar que, para los adultos, la dactilopintura también puede convertirse en un vehículo de expresión: la técnica no resulta exclusiva para infantes.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de dactilopintura (http://definicion.de/dactilopintura/)