Definición de deflagración

Deflagración es el proceso y el resultado de deflagrar. Este verbo, que deriva del vocablo latino deflagrāre, refiere a lo que hace una sustancia cuando arde de manera súbita, sin explosión pero con llama.

Deflagración

Una deflagración produce reacciones que resultan iguales a las generadas por una combustión: se desarrolla rápidamente un proceso de oxidación que provoca la aparición de una llama. Esta llama, debido a la difusión térmica, puede avanzar.

Cuando se produce una explosión, en cambio, la combustión se vincula a una onda de choque se propaga. De todos modos, es habitual que deflagración se utilice como sinónimo de explosión, aunque se trata de conceptos diferentes.

Una explosión libera bruscamente energía que estaba encerrada en un volumen pequeño, provocando un aumento violento de la presión que genera un estruendo y desprendimiento de gases, luz y calor. La deflagración, por su parte, implica la aparición súbita de una llama.

El desarrollo de una deflagración requiere de un producto inflamable que se mezcla con el aire y de un foco de ignición que aporte energía. Ante el estímulo calórico, las partículas volátiles del producto experimentan una reacción espontánea.

Las armas de fuego, por ejemplo, provocan una deflagración cuando su carga de pólvora entra en combustión. La pólvora es el propelente que permite disparar el proyectil a una gran velocidad.

Un fósforo o cerilla también causa una deflagración. Cuando la cabeza se frota sobre la superficie correspondiente, alcanza su temperatura de ignición y se enciende. La reacción redox vinculada a la deflagración permite inflamar el combustible presente en al cabeza del utensilio.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de deflagración (http://definicion.de/deflagracion/)