Definición de depreciación

Lo primero que hay que hacer es determinar el origen etimológico del término depreciación que ahora nos ocupa. En este caso, tenemos que exponer que emana del latín, exactamente del verbo “depretiare”. Este se encuentra conformado por las siguientes partes:
• El prefijo “de-“, que indica “privación” o “alejamiento”.
• La palabra “pretium”, que es sinónimo de “precio” o “recompensa”.
• El sufijo “-are”, que es una terminación que se emplea para conformar verbos.

Depreciación

La depreciación es una disminución del valor o del precio de algo. Esta caída puede detectarse a partir de la comparación con el valor o el precio previo, o en relación a otras cosas de su misma clase.

Por ejemplo: “Los economistas sostienen que la depreciación de la moneda contribuirá a mejorar la competitividad del país”, “Quiero vender el coche antes de que avance su depreciación”, “Lo mejor de este tipo de inversión es que la depreciación tarda mucho en llegar”.

Lo habitual es que la depreciación de un producto se origine por tres causas: el desgaste que le genera el uso, la obsolescencia o el paso del tiempo. Un automóvil pierde valor (es decir, se deprecia) a medida que aumenta su kilometraje, ya que el uso afecta el rendimiento y el estado de las partes. Una computadora (ordenador), por su parte, se vuelve obsoleta cuando empiezan a surgir nuevos modelos que ofrecen un funcionamiento más eficiente. Una casa, por último, baja su precio de venta cuando es muy antigua.

Para la economía y las finanzas, la depreciación puede asociarse a la devaluación, que es la disminución del valor nominal de una moneda frente a una divisa extranjera. Esto puede producirse por diversos motivos que se resumen un incremento de la demanda de la divisa extranjera y una disminución de la demanda de la moneda local.

Asimismo no hay que olvidarse que para poder acometer el cálculo de la depreciación de un activo es imprescindible contar con los siguientes parámetros: el valor a depreciar, la vida útil de aquel, el valor de recupero y también el método que se va a aplicar para llevar a cabo la citada operación.

Cuando nos estamos refiriendo a activos, se trata de bienes inmuebles como construcciones de diversa índole, vehículos, equipos informáticos, maquinaria…

Además de todo lo expuesto, tendríamos que exponer que hay diversos métodos de depreciación que se emplean dentro de lo que es el ámbito financiero y económico:
• Método de línea recta. Es fácil de utilizar y se basa en el criterio de que el activo en cuestión se desgasta de la misma manera durante un periodo contable.
• Método de la suma de los dígitos de los años. Para depreciar un activo lo que hace tener en cuenta es basarse en las unidades que se usan.
• Método de las unidades producidas.
• Método del doble saldo decreciente, que puede decirse que viene a ser un doble método de línea recta.

Veamos un ejemplo: a comienzos de año, para comprar un dólar había que utilizar dos pesos en un país X. Seis meses más tarde, en esa misma nación, la compra de un dólar requería de una inversión de tres pesos. La moneda local (el peso), por lo tanto, sufrió una depreciación en esos seis meses.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2012. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de depreciación (http://definicion.de/depreciacion/)