Definición de designio

El diccionario de la Real Academia Española (RAE) define al designio como una idea, una intención o un propósito que es llevado a cabo a partir de la voluntad propia o ajena. Un designio, por lo tanto, puede ser un mandato.

Designio

Por ejemplo: “Por designio del difunto, no habrá velatorio”, “El ministro de Economía arribó a Alemania con el designio de atraer inversiones”, “No entiendo qué oscuro designio lo llevó a cometer semejante atrocidad”.

Un individuo puede tener designios personales: es decir, proyectos que surgen de su pensamiento y que pretende concretar en su vida. Realizar una carrera universitaria, radicarse en otro país, comprar un automóvil o tener un hijo son algunos de los designios que un sujeto puede tratar de alcanzar.

En otros casos, el designio es impuesto por un tercero. El gerente comercial de una empresa puede ser enviado a China por el dueño de la compañía para cerrar un acuerdo con una firma del gigante asiático. El propósito, por lo tanto, pertenece al dueño de la empresa, pero el designio debe ser cumplido por el empleado. Esto quiere decir que el ejecutivo viaja para cumplir el designio de su jefe.

Un designio divino, por otra parte, es una motivación que el ser humano le atribuye a Dios para explicar o justificar determinados acontecimientos que, por lo general, son difíciles de entender o de aceptar. Una mujer creyente que sufre la pérdida de su hijo por una enfermedad puede consolarse sosteniendo que la muerte de su descendiente fue un designio divino.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de designio (http://definicion.de/designio/)