Definición de drogadicción

El concepto de drogadicción surge, de acuerdo al diccionario de la Real Academia Española (RAE), de la noción inglesa drug addiction. Se trata de la adicción a las drogas (el hábito de una persona que se deja dominar por el impulso al consumo).

Drogadicción

La dependencia a la droga implica ciertos comportamientos que generar un deterioro físico, psicológico y social. El adicto, por ejemplo, desea reducir o suspender el consumo pero no puede hacerlo. Al contrario, es habitual que la cantidad consumida crezca cada día ya que se incrementa el nivel de tolerancia del organismo (y, por lo tanto, para conseguir los efectos deseados hay que aumentar la dosis).

El drogadicto también suele abandonar poco a poco sus relaciones sociales habituales y reducir las actividades cotidianas, ya que la ingesta de la droga ocupa su tiempo y su interés. En el caso que, por una razón u otra, suspenda el consumo, sufrirá el síndrome de abstinencia (una reacción física y psicológica ante la falta de droga).

La drogadicción genera una intoxicación en la persona, con cambios fisiológicos y emocionales. Dichos cambios dependerán de la droga en cuestión, ya que existen sustancias más dañinas que otras.

Existen multitud de drogas que pueden llevar a que alguien sufra este problema que nos ocupa. En concreto, entre las más habituales se encuentran las siguientes:
• Marihuana. Sensaciones de pánico, delirio, ojos inyectados en sangre, violencia, infecciones de diversa tipología o descoordinación son algunos de los efectos más frecuentes que puede sufrir quien tenga adicción por aquella, que también es conocida por los nombres de maría, hachís o cannabis.
• LSD. Un alucinógeno es aquel que produce desde temblores hasta paranoias pasando por ansiedad o visión borrosa.
• Cocaína. Una de la adicciones peores a la droga es a esta sustancia, que se puede tomar fumándola, inyectándosela o esnifándola. El hecho de que en un primer momento quien la toma experimenta una sensación de euforia es una de las razones por las que muchas personas se animan a probarla y a engancharse. No obstante, luego tendrán que hacer frente a aspectos adversos tales como la insensibilidad, la pérdida de memoria, el aislamiento social o diversos problemas de sueño.

Las anfetaminas, los inhalantes, los opiáceos o el polvo de ángel son otras de las sustancias que crean drogadicción. Un problema este que para poder superarse requiere que la persona que la sufra se ponga en manos de expertos pues sólo de esa manera podrá salir del pozo en el que se encuentra.

Aquel profesional tendrá en cuenta la sustancia a la que se es adicto o el nivel de dependencia que se tiene de aquella para establecer un tratamiento, que puede estar conformado por medicamentos y terapias de la conducta.

Es importante tener en cuenta que no existe una única causa que explique el comienzo de una adicción a las drogas. Problemas personales, familiares y laborales pueden causar depresión, ansiedad u otro tipo de patología mental, llevando a que la persona busque una forma de evadirse a través de las drogas. Algunos expertos creen que las drogas blandas (como la marihuana) constituyen el primer paso hacia una drogadicción más grave con drogas pesadas (como la cocaína).

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de drogadicción (http://definicion.de/drogadiccion/)