Definición de emanar

El verbo emanar, que procede del vocablo latino emanāre, alude a derivar o desprenderse de algo. El término suele utilizarse respecto a los elementos volátiles que surgen de un cuerpo o material (es decir, que emanan de él).

Emanar

Por ejemplo: “Ese camión que avanza por el otro carril no deja de emanar un humo negro: seguramente tiene alguna falla en el motor”, “Te lo aseguro: cuando comience a emanar un aroma muy dulce del pastel que se está horneando, querrás degustarlo sin perder tiempo”, “De la boca del herido no dejaba de emanar sangre”.

La idea de emanar se emplea con referencia a los olores que proceden de una determinada fuente. Las flores, por citar un caso, emanan fragancias para atraer a los polinizadores. De la comida también es habitual que emanen aromas. Los olores, por supuesto, pueden ser desagradables, como aquellos que emanan de los residuos.

Emanar también puede vincularse a algo que transmite un individuo, incluso sin darse cuenta o de manera natural. Un hombre puede emanar alegría cuando se encuentra feliz y desarrolla una actitud positiva. De una persona también puede emanar falsedad si es fácil advertir en ella su hipocresía.

Otro uso del verbo está dado por lo que nace y se desarrolla a partir de un origen. Si un periodista informa que una propuesta emanó de un partido político, quiere decir que la iniciativa fue creada por la agrupación en cuestión. De una asamblea, por otra parte, pueden emanar decisiones, así como emanan sanciones de un órgano disciplinario.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de emanar (http://definicion.de/emanar/)