Definición de epilepsia

Del término latino epilepsĭa, que a su vez deriva de un concepto griego, la epilepsia es una enfermedad de condición crónica que se caracteriza por aparecer de repente y generar movimientos convulsivos, llevando a la persona a perder el conocimiento.

Epilepsia

Por ejemplo: “Mi sobrino sufre de epilepsia y está bajo tratamiento”, “El conductor chocó al sufrir una crisis de epilepsia en su coche”, “Cuando una persona experimenta un ataque de epilepsia, hay que tratar de evitar que se lastime la cabeza”.

La epilepsia es una afección cerebral que puede tener diversas causas. Las crisis suelen producirse cuando las neuronas promueven una descarga anormal de impulsos nerviosos, aunque es importante destacar que no todos los ataques incluyen convulsiones.

Esta actividad eléctrica del cerebro que no resulta normal provoca alteraciones involuntarias en las funciones del organismo. Así, la persona puede ver afectada su capacidad de atención, sus movimientos o su manera de comportarse durante algunos segundos o minutos.

Diversos tipos de lesiones en el cerebro pueden generar epilepsia. Un tumor, un accidente cerebrovascular o un traumatismo de cráneo, en este sentido, son causas frecuentes. En algunos casos, el individuo puede registrar una tendencia genética hacia la enfermedad.

Partiendo de los diversos tipos de causas que provocan la citada enfermedad se pueden establecer tres clases de epilepsia. Así, en primer lugar, tendríamos que hablar de la sintomática que es la que se produce como consecuencia de un tumor cerebral, de una lesión en el cerebro, de una malformación arteriovenosa o bien de un traumatismo craneoencefálico.

En segundo lugar, existe lo que se conoce como epilepsia idiopática. En este caso, la misma es la que suele deberse a factor de tipo hereditario, aunque por regla general la causa no se puede identificar pues, tras someter al paciente a una serie de pruebas médicas, se comprueba que el mismo no tiene ningún tipo de problema neurológico.

Y finalmente, en tercer lugar, se encuentra la epilepsia criptogénica. Una denominación esta con la que se define a aquellas epilepsias en las que queda muy claro que la persona en cuestión cuenta con una serie de daños estructurales pero no se puede determinar una causa concreta que las provoque.

Hay personas que, en los instantes previos de una convulsión, sienten algo anormal o infrecuente. Ese momento se conoce como aura y es una especie de aviso o antesala de la crisis epiléptica.

Muchas son las personas que tienen familiares o amigos con esta enfermedad y que no saben cómo actuar cuando aquellos sufren alguna de las crisis. En este caso es importante seguir una serie de pautas básicas: no perder en ningún momento la calma, a quien la sufre hay que tumbarle en el suelo y lejos de cualquier objeto, es necesario evitar que se golpee la cabeza, se le tiene que tumbar de lado para que así pueda respirar mucho mejor, no sujetarle, no abrirle la boca ni meterle nada en la misma, y finalmente estar a su lado hasta que recobre la conciencia.

En cuanto al tratamiento de la epilepsia, puede incluir desde el suministro de fármacos hasta una cirugía cerebral, pasando por la adopción de dietas y hábitos saludables que ayuden a reducir la frecuencia de las crisis.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2008. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de epilepsia (http://definicion.de/epilepsia/)