definición General Definición de escala 

Definición de escala

El término escala, que proviene del latín scala, tiene diversos usos: se trata, por ejemplo, de la sucesión ordenada de valores de una misma cualidad, como se aprecia en la oración “En la escala de colores, el naranja se encuentra más cerca del rojo que del verde”.

Escala

La escala es, por otra parte, una línea recta que, dividida en partes iguales, permite representar metros, kilómetros u otra unidad de medida. Estas herramientas son utilizadas para dibujar distancias y dimensiones de manera proporcional en un plano o mapa. Si, de acuerdo a la escala de un mapa, un centímetro equivale a diez kilómetros reales, una distancia de 100 kilómetros deberá estar representada por 10 centímetros.

Escala también es la proporción o tamaño en que se desarrolla una idea o un proyecto: “Debemos realizar una inversión a gran escala para llevar el agua corriente a todos los pueblos del noroeste”.

En la física, la escala es una graduación utilizada en diversos instrumentos para posibilitar la medición de una magnitud. La escala de Richter y la escala de Mercalli, por ejemplo, permiten clasificar la magnitud de un terremoto o sismo.

Se conoce como escala musical a los sonidos consecutivos que se suceden de forma regular, ya sea en sentido ascendente o descendente, y que están relacionados a un único tono que es el que da nombre a la escala. La sucesión de los sonidos se concreta de acuerdo a las leyes de la tonalidad.

Las escalas musicales tienen varias propiedad, siendo el modo su característica más evidente: las dos posibilidades son mayor y menor, y esto afecta considerablemente su estructura y las relaciones que existen entre las notas que las integran. Escribir una melodía en do mayor nos indica que podremos disponer de las notas del do al si en su estado natural (que en un piano son representadas por las teclas blancas), salvo que queramos modular a otra tonalidad a lo largo de la pieza, sea momentánea o definitivamente.

EscalaAl analizar los intervalos que tienen lugar en una tonalidad mayor se puede observar, por ejemplo, que entre el primer grado y el tercero (siendo grado, en este caso, sinónimo de tono) existe un segmento conocido como tercera mayor: recorrer el camino desde el do (la tónica) hasta el mi natural (su tercer grado) requiere ascender dos tonos completos, o bien cuatro semitonos, y la única nota que puede ejecutarse entre ambas es el re natural.

Esta serie de reglas y límites repercute directamente en la tensión que existen entre las distintas notas de una tonalidad. En el caso de do menor, su tercer grado no es mi natural, sino mi bemol, y la relación que se percibe auditivamente entre ellos es absolutamente diferente a la descrita anteriormente.

Los músicos con los conocimientos necesarios para leer y escribir partituras tienen siempre muy presentes estas cuestiones, así como conceptos que los guían a la hora de realizar transiciones entre las distintas tonalidades, tales como la distancia que existe entre ellas (que no tiene que ver con una cuestión visual sino más bien de tensión sonora) o la jerarquía, y para estas personas un mi bemol y un mi natural tienen tanto en común como para alguien ajeno a la música lo pueden tener un lápiz y un coche.

Dicho esto, resulta fascinante que ciertos músicos populares, que aseguran no tener ningún tipo de conocimiento técnico, posean un virtuosismo que les permita ejecución o crear piezas de una complejidad, muchas veces, difícil de entender y repetir para alguien con la preparación académica.

Una escala, por último, puede ser una escalera de mano, generalmente fabricada con madera o de cuerda.

  • Compartir