Definición de euforia

El término euforia proviene de un vocablo griego que significa “fuerza para soportar”. La palabra, por lo tanto, permite hacer referencia a la capacidad para tolerar el dolor y las adversidades en general.

Euforia

El uso más habitual del concepto, de todos modos, está asociado a la sensación de bienestar. Es interesante señalar que la euforia puede alcanzarse gracias a una gran alegría, una emoción positiva o, incluso, mediante la ingesta de algún tipo de droga o medicamento, como ocurre durante una sesión de chamanismo. Por supuesto, cuando es inducida por productos químicos tiene efectos colaterales, y esto no resulta positivo para el sujeto.

Por otro lado, los fármacos no representan el único camino artificial hacia la euforia; las sociedades actuales, por ejemplo, basan la diversión en noches desenfrenadas, de ruido y experiencias superficiales pero arriesgadas, que pongan a prueba su resistencia a cada minuto. Se pretende forzar la aparición de un estado de alegría y optimismo que debería ser espontáneo, y esto tiene una serie de consecuencias negativas; en primer lugar, la cualidad de pasajera de esta sensación genera una profunda frustración. Además, la duración de la euforia, cuando ésta se fabrica, tiende a decrecer con el paso del tiempo, lo cual incrementa la decepción y la tristeza; cuando un ciclo se repite muchas veces, resulta muy difícil disfrutarlo sin adelantarse al final.

La euforia puede resultar contagiosa, dado que se caracteriza por la aceleración y la extraversión ; un ejemplo muy común de este fenómeno social tiene lugar en recitales y campeonatos deportivos, dado que cientos o miles de personas se reúnen en un teatro o estadio para admirar a sus ídolos, abriéndose completamente al espectáculo y dejando entrar sus energías.

EuforiaPor lo general, aparece como consecuencia de una buena noticia o de una experiencia muy positiva, y puede considerarse como una forma de pérdida del control. Veamos algunas oraciones de ejemplo: “Cuando la familia descubrió que tenía el billete ganador de la lotería, la euforia se adueñó de la casa”, “La renuncia del presidente generó la euforia de los manifestantes reunidos frente a la casa de gobierno”.

A veces, la euforia es utilizada como una herramienta de persuasión o manipulación por personas del mundo del entretenimiento, tales como magos o psíquicos, para que el público se distienda y no pose su atención en aquellos detalles que podrían desvelar los secretos del espectáculo. Esto se da en especial durante las sesiones de espiritismo masivo, a las cuales acuden decenas de personas que ansían dar el último adiós a sus seres queridos; el medium, quien asegura tener contacto con los difuntos de la audiencia, debe realizar una lectura exhaustiva de la gente, para encontrar elementos que le den información útil.

Durante uno de estos espectáculos, un medium debe ganarse la confianza de su público, para que éste se abra y le provea ciertos datos de su vida privada, los cuales son cruciales para la acelerada investigación que dará como resultado una supuesta conversación con una persona fallecida. Durante la lectura de un individuo, surgen distintas oportunidades de fingir un contacto con un espíritu, y es luego de un acierto que la euforia tiene gran utilidad: ante el asombro de quien cree haber recibido un mensaje de un fantasma, una reacción efusiva por parte del vidente permite liberar tensiones, generar un ambiente más amigable y cercano, y todo esto se traduce en mayores posibilidades de éxito.

“Euforia” es el nombre del primer disco en vivo que grabó el cantautor argentino Fito Paez. El álbum fue editado en 1996 y presenta varios de los temas más conocidos del rosarino.

El mismo nombre (“Euforia”) lleva un disco editado por el grupo portugués Madredeus, que se fundó en 1985 y aún se mantiene vigente.

  • Compartir