Definición de hidrografía

La hidrografía es la parte de la geografía que se encarga de la descripción de las aguas del planeta Tierra. El concepto se utiliza también para nombrar al conjunto de las aguas de una región o de un país.

Hidrografía

Por ejemplo: “Este científico es uno de los expertos en hidrografía más renombrados del país”, “La hidrografía de Brasil es muy rica”, “La organización ecologista pidió por la protección de la hidrografía nacional”.

La hidrografía estudia características como el caudal, el lecho, la cuenca y la sedimentación fluvial de las aguas continentales. Es habitual que se considere la cuenca hidrográfica de un río como una región natural específica y que se desarrollen análisis detallados de sus especificidades.

Se conoce como cuenca hidrográfica al territorio que está drenado por un único sistema de drenaje natural (un río que desemboca en un mar o en un lago endorreico). Otra noción importante para la hidrografía es la idea de red hidrográfica, una red de transporte superficial de agua y sedimentos.

Una vertiente hidrográfica, por otra parte, está formada por un conjunto de ríos con sus respectivos afluentes que desembocan en un mismo mar. Los ríos que forman la vertiente hidrográfica suelen tener características similares.

Es importante distinguir entre hidrografía e hidrología. La hidrología es la ciencia geográfica dedicada al estudio de la distribución y de las propiedades de las aguas presentes en la corteza terrestre y en la atmósfera. Esta ciencia, por lo tanto, estudia la humedad del suelo, las precipitaciones y las masas glaciares, entre otros temas.

A pesar de sus diferencias, la hidrografía está relacionada con la hidrología, así como con la geología y la climatología, entre otras ciencias. Es correcto decir que el punto principal que estudia la hidrografía son los recursos hídricos continentales, o sea, el agua dulce que se encuentra disponible para los usos que le da el ser humano, un elemento de gran importancia desde hace ya unas cuantas décadas.

HidrografíaEl ser humano necesita de dichos recursos hídricos para satisfacer sus necesidades más básicas, como son la higiene y la alimentación; no olvidemos que beber agua es indispensable para nuestra salud, ya que se trata de un nutriente esencial para la mayoría de las funciones de nuestro organismo. Por otro lado, la ciencia ha demostrado que el 60% de nuestro cuerpo está compuesto por líquido; todos nuestros tejidos tienen un cierto porcentaje de agua, incluso el óseo y el capilar.

La hidrografía, por lo tanto, es una ciencia fundamental para nuestro desarrollo y nuestra supervivencia como especie, dado que nos encontramos en una era en la cual dependemos de un intenso y constante trabajo de investigación por parte de una porción de la sociedad para poder alimentarnos y crecer adecuadamente, a diferencia del resto de los animales, que enfrentan el mundo con sus propias herramientas.

Desde el punto de vista de la hidrografía, los ríos tienen un gran número de usos posibles, que se detallan a continuación:

* riego en plantaciones agrícolas;
* navegación y creación de canales y puertos fluviales;
* producción de energía hidroeléctrica en saltos y represas, tanto naturales como artificiales;
* creación de parques para el turismo y la recreación, en los que se pueden llevar a cabo actividades como la natación y otros deportes;
* dada la riqueza de minerales que se encuentra en gran parte de sus cauces, la minería los aprovecha para obtener metales (oro y plata) y materiales que sirven para la construcción (arenas y gravas).

La hidrografía se estructura a nivel nacional en varios países, y también hay una organización internacional en el Principado de Mónaco que coordina la información hidrográfica, denominada International Hydrographic Organization y fundada en el año 1921.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2011. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de hidrografía (http://definicion.de/hidrografia/)