Definición de higiene

Del francés hygiène, el término higiene se refiere a la limpieza y el aseo, ya sea del cuerpo como de las viviendas o los lugares públicos. Se puede distinguir entre la higiene personal o privada (cuya aplicación es responsabilidad del propio individuo) y la higiene pública (que debe ser garantizada por el Estado).

Higiene

La higiene también está vinculada a la rama de la medicina que se dedica a la conservación de la salud y la prevención de las enfermedades. En este caso, el concepto incluye los conocimientos y técnicas que deben ser aplicados para controlar los factores que pueden tener efectos nocivos sobre la salud.

Por ejemplo: lavarse las manos con abundante agua y jabón antes de comer es un hábito de higiene imprescindible para evitar enfermedades. La reciente pandemia de gripe A ha resaltado la importancia de esta práctica de higiene para evitar el contagio.

Es importante subrayar que la higiene se convierte en parte fundamental y vital de los centros sanitarios. Y es que, en ocasiones, precisamente por no seguir las normas establecidas en este sentido han tenido lugar todo tipo de infecciones que han traído consigo graves contratiempos para los enfermos hospitalizados e incluso la muerte.

Entre los muchos tipos de higiene que existen podemos destacar, por ejemplo, la llamada higiene bucodental que, como su propio nombre indica, es aquella que se lleva a cabo para acabar con todos los gérmenes y la suciedad que puede haber en la boca de una persona. El cepillado de los dientes después de cada comida, el uso del hilo dental y el enjuague o revisiones periódicas al dentista son algunas de las principales acciones que se pueden llevar a cabo para conseguir la perfecta higiene de la boca.

Si no se siguen esos hábitos el ciudadano en cuestión se encontrará con problemas y enfermedades tales como el mal aliento, gingivitis, caries, formación de sarro e incluso la conocida como piorrea, que se traduce en la pérdida de hueso en el diente.

La higiene postural es también otro tipo. En este caso, con la misma se entiende a todo ese conjunto de acciones que hay que llevar a cabo con el claro objetivo de que no se tengan malos hábitos en materia de posturas y sobreesfuerzos que puedan dar lugar a problemas tales como la lumbalgia.

Las autoridades comenzaron a preocuparse por la higiene pública a partir de la Revolución Industrial, cuando las condiciones precarias que se vivían dentro de las fábricas comenzaron a diezmar a la población.

Entre los espacios e instalaciones que han sido creados a lo largo de la historia para poder fomentar y conseguir esa higiene, tanto pública como privada, podríamos destacar las duchas, los lavabos, los retretes, las bañeras…

Los lugares de trabajo, que suponen el sitio público donde las personas suelen pasar gran parte del día, deben ser limpios y contar con agua potable accesible. Los baños tienen que contar con lavabos y estar situados en las proximidades de los puestos de trabajo.

Si la higiene de una empresa es defectuosa, es posible que los empleados se enfermen y se contagien unos a otros, lo que supone un perjuicio para la salud pública y para la actividad de la compañía.

  • Compartir  

Definiciones Relacionadas