Definición de humor

Humor es el vocablo del latín donde encontramos el origen etimológico de la palabra que nos ocupa. Un término que puede traducirse como líquido o humedad, y es que el mismo procede de otro vocablo griego porque en la Antigua Grecia se consideraba que el cuerpo del ser humano estaba formado por cuatro humores o líquidos (sangre, bilis amarilla, bilis negra y agua) que se relacionaban con los cuatro elementos de la naturaleza (aire, fuego, tierra y agua).

Humor

De esta relación se establecía que cuando alguien estaba de buen humor significa que se encontraba en un perfecto estado de salud.

Se define como humor al tipo de expresión o postura que exalta el lado cómico o risueño de diversas situaciones. El concepto, de acuerdo a su definición teórica, refiere a la vivacidad, espíritu alegre, entusiasmo o genio. Por ejemplo: “El humor nos ayuda a hacer más llevaderos los momentos más difíciles de la vida”, “No tolero a la gente que atiende de mal humor”, “Con un poco de humor, todo es más fácil”.

Humor también hace referencia a la predisposición que se tiene para llevar a cabo una tarea o al tipo de ánimo que se tiene durante ciertos momentos. Se habla de buen humor cuando alguien es propenso a estar alegre, mientras que se menciona el mal humor cuando la actitud es negativa o el sujeto se irrita con facilidad.

El término permite formar varias expresiones o frases. Así, “humor de perros” o “humor de mil diablos” son comentarios que hacen mención general al mal humor: “Te recomiendo no molestar a Juan, está con un humor de perros”, “Tengo un humor de mil diablos: no quiero que nadie se me acerque”.

El humor negro es aquel que se desarrolla respecto a cosas que, si se contemplan desde otra perspectiva, generarían miedo, lástima o piedad. Este tipo de humor es frecuente con temas como la muerte o la enfermedad. El humor verde, en cambio, está vinculado a la sexualidad y suele rozar la obscenidad.

Asimismo nos encontramos con el llamado humor inteligente, que es aquel donde se despierta la risa de alguien no haciendo uso de tópicos o de cuestiones escatológicas sino mediante el empleo de juegos de palabras, comparaciones o la “lectura entre líneas”.

Además también podemos hablar de lo que se conoce como humor blanco, que es aquel que consigue despertar las risas y carcajadas sin hacer uso de ningún tipo de chistes fáciles ni de connotaciones negativas de ningún tipo, ya sean racistas, machistas o xenófobas.

Otros tipos de humor que también son frecuentes en nuestra sociedad actual son el hacker, que es el que se desarrolla entre entendidos del ámbito informático; o el absurdo o surrealista, que sustenta en situaciones de lo más inverosímiles y disparatadas. Este último cuenta con grandes representantes en artistas como, por ejemplo, el dúo español Faemino y Cansado que ha conseguido un gran éxito tanto a nivel teatral como televisivo.

Las diferencias culturales inciden en la concepción del humor. Al respecto, hay que decir que lo que causa gracia en una provincia o país puede no resultar gracioso en otra zona. Por otra parte, las distintas edades también están vinculadas a la forma de entender el humor.

En la antigüedad, por último, se reservaba el concepto de humor para referirse a las sustancias líquidas de un ser vivo.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2011. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de humor (http://definicion.de/humor/)