Definición de imaginación

Del latín imaginatio, imaginación es la facultad de una persona para representar imágenes de cosas reales o ideales. Se trata de un proceso que permite la manipulación de información creada en el interior del organismo (sin estímulos externos) para desarrollar una representación mental.

Imaginación

La imaginación, de este modo, permite tener presente en la mente un objeto que se ha visualizado con anterioridad o crear algo nuevo sin ningún sustento real. Al imaginar, el ser humano manipula información de la memoria y convierte elementos ya percibidos en una nueva realidad.

El concepto, por lo tanto, puede usarse para nombrar a la capacidad para desarrollar este proceso mental y al resultado del mismo. Por ejemplo: “Mi hija tiene una gran imaginación: anoche me contó una historia de un pequeño tigre volador que la visita por las noches”, “Mi imaginación me llevaba a pensar que vivía un cocodrilo debajo de mi cama”, “No es un peligro real, es sólo tu imaginación”.

La noción de imaginación también se utiliza para nombrar al juicio que no tiene fundamento o que se sustenta en algo que no existe en la realidad: “Los fundamentos del fiscal son pura imaginación: no hay una sola prueba que avale sus palabras”, “Quiero una respuesta concreta, no ideas alocadas procedentes de tu imaginación”.

La imaginación también puede asociarse a la facilidad para desarrollar nuevos proyectos o formar ideas novedosas: “Necesito que utilices toda tu imaginación para pensar un lema que destaque este producto de los de la competencia”, “Gracias a la imaginación de mi cuñado, hoy tenemos una empresa que no deja de crecer”.

ImaginaciónAlgunas personas estimulan su imaginación mucho más que su entorno para protegerse de sucesos o épocas muy difíciles de atravesar; los niños que sufren abusos, por ejemplo, suelen caer en terribles pozos depresivos y necesitar de una intensa ayuda psicológica una vez que alcanzan la adultez, a menos que reciban la ayuda necesaria por parte de sus mayores, o bien que sepan refugiarse en un mundo imaginario en el cual no existe el peligro.

El plano de la imaginación es quizás el más preciado para el ser humano, ya que no tiene límites. Pero no se trata simplemente de un camino para evadirnos de la realidad, sino de una puerta a un sinfín de puntos de vista de la misma, para poder comprenderla mejor, sin quedarnos atascados en las inevitables estructuras de la sociedad. Volar con nuestra imaginación puede llevarnos a hallar soluciones a problemas de nuestra vida cotidiana.

Se conoce con el nombre de pensamiento lateral a un método que se puede usar para resolver problemas a través de la imaginación. Las claves de esta técnica son la creatividad y la búsqueda de caminos alternativos a los propuestos tradicionalmente; se trata de hallar soluciones a través de algoritmos no convencionales o estrategias que por lo general el pensamiento lógico ignoraría.

Los niños tienen una tendencia natural a utilizar el pensamiento lateral, aunque poco a poco la van perdiendo para reemplazarla por mecanismos premeditados propios de la cultura a la que pertenecen. Por lo tanto, para desarrollar esta habilidad que se bloquea con la edad, es necesario aprender a cuestionar todas nuestras certezas, a desestructurar todo que lo creemos conocer a la perfección, para encontrar nuevos caminos, posibilidades que jamás hayan pasado por nuestra imaginación.

Cuando surge un producto o un servicio innovador, el mundo se asombra ante la gran creatividad de unos pocos y se pregunta “cómo se les ocurrió esto” o “cómo no lo pensé”; las respuestas residen en un uso de la imaginación sin miedo a lo desconocido, buscando más allá de las murallas, dejando atrás los “¿cómo?” y los “¿cuánto?” para cambiarlos por “¿por qué?” y “¿por qué no?”.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2011. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de imaginación (http://definicion.de/imaginacion/)