Definición de inferencia

Si queremos conocer a fondo el origen etimológico del término inferencia, tenemos que proceder a trasladarnos hasta el latín. Allí encontraremos como aquel es el resultado de la suma de tres partes claramente identificables: el prefijo in-, que puede traducirse como “hacia”; el verbo ferre, que puede establecerse como sinónimo de “llevar”, y finalmente el sufijo –ia, que es equivalente a “acción o cualidad”.

Inferencia

Inferencia es la acción y efecto de inferir (deducir algo, sacar una consecuencia de otra cosa, conducir a un resultado). La inferencia surge a partir de una evaluación mental entre distintas expresiones que, al ser relacionadas como abstracciones, permiten trazar una implicación lógica.

Al partir de hipótesis o argumentos, es posible inferir una conclusión (que puede resultar verdadera o falsa). Por ejemplo: “Todavía no recibí la confirmación oficial por parte de la empresa, lo que te digo es sólo una inferencia mía”, “Cada vez que juega la selección, Mariana falta al trabajo: mi inferencia es que mañana vamos a estar solos en la oficina”, “No podemos guiarnos por inferencias, sino que tenemos que aguardar a que los sucesos se confirmen antes de tomar una decisión”.

Es importante, además de todo lo expuesto, establecer que existen diversos tipos de inferencias muy significativas:
• Inferencia estadística. Es aquella que se convierte en protagonista dentro del ámbito de la administración y la gestión. En su caso, se sustenta en dos pilares fundamentales para poder desarrollarse: lo que sería el contrastar diversas hipótesis y también la estimación.
• Inferencia del comportamiento. Como su propio nombre indica es la que se encarga de analizar a fondo las formas de comportarse del ser humano en general. Para conseguirlo se tienen en cuenta factores tales como el grado de inteligencia o lo que sería la empatía.

Además de estas dos modalidades, hay que subrayar que a nivel general, la inferencia se clasifica en cinco grandes grupos:
• La trivaluada, que es la que ofrece tres valores como resultados.
• La lógica, que es la que únicamente permite establecer un resultado verdadero o falso.
• La probabilística, que viene a determinar que una verdad tiene mayores probabilidades de serlo que otras.
• La multivaluada, que se identifica por el hecho de que ofrece como resultado una serie amplia de valores.
• La difusa. Esta última clase de inferencia podemos determinar que es la que se encarga de analizar todos los resultados con una gran precisión.

El silogismo es una forma esencial de inferencia. Se trata de una forma de razonamiento deductivo que se forma por dos proposiciones (premisas) y una conclusión. Esta conclusión es la inferencia que necesariamente se deduce de las dos premisas.

La veracidad de la conclusión dependerá de las leyes que regulan la relación entre las premisas comparadas. La garantía de verdad del nuevo juicio es la lógica, que deberá establecer distintas clasificaciones de las premisas.

No todas las inferencias ofrecen conclusiones verdaderas. Es posible afirmar que todos los perros son animales peludos de cuatro patas, pero no se puede inferir que todos los animales peludos con cuatro patas son perros.

Las inferencias suelen generarse a partir de un análisis de características y probabilidades. Si alguien hace referencia a un animal de cuatro patas, peludo y que mueve la cola, puedo inferir que lo más probable es que esté haciendo referencia a un perro.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de inferencia (http://definicion.de/inferencia/)