Definición de lapsus

Lapsus es un término latino que puede traducirse como “resbalón”. El concepto se utiliza para nombrar a la equivocación o la falta que se comete por un descuido. Por ejemplo: “Disculpa que confundí tu nombre, tuve un lapsus”, “El lapsus del ministro generó risas entre los presentes”, “La abuela tuvo un lapsus y guardó el jabón en el congelador”.

Lapsus

Suele entenderse que un lapsus es un acto fallido, es decir, un acto que expresa algo diferente o contrario a aquello que quería expresar intencionalmente el sujeto. El lapsus, en este sentido, puede ser una manifestación verbal, un gesto o una acción.

Partiendo de ese significado tenemos que decir que existe lo que se conoce como “lapsus linguae”. Esta es una locución de origen latino que se identifica por estar conformada por dos términos: “lapsus”, que puede traducirse como “error”, y “linguae”, que es sinónimo de lengua. Se utiliza aquella de manera habitual para dejar constancia de que alguien ha cometido un fallo al hablar.

Hay que establecer que existen muchos tipos de lapsus al expresarse de manera verbal. No obstante, entre los más significativos se encuentran los siguientes:
• Lapsus de anticipación, que es el que se produce cuando la persona en cuestión al hacer una frase coloca el final al principio y viceversa.
• Lapsus de sustitución, que es aquel que se identifica porque, de manera involuntaria, se lleva a cabo lo que sería un cambio del contexto.
• Lapsus de cambio. Este es uno de los tipos más frecuentes de lapsus y consiste, como su propio nombre indica, en que se usa un vocablo en lugar de otro que se parece en cuanto a pronunciación pero que tiene un significado totalmente diferente.

Para Sigmund Freud, el lapsus se produce cuando aquello que la persona quiere decir entra en conflicto con un pensamiento o deseo inconsciente de la misma. Pese a que el acto fallido queda expuesto en su propia manifestación, entender el por qué del lapsus puede ser complicado ya que la explicación no suele ser asequible a nivel conciente.

Tomemos el ejemplo de un candidato a diputado que realiza un discurso con la intención de seducir a los votantes. El hombre quiere mostrarse como alguien honesto que forma parte de un nuevo partido político. El candidato pretende resaltar su honestidad e indica: “Les puedo asegurar que, si soy elegido, habrá corrupción”. Por supuesto, su intención era señalar: “Les puedo asegurar que, si soy elegido, NO habrá corrupción”. Un lapsus lo llevó a cometer ese fallido que podría interpretarse como una manifestación inconsciente de lo que cree que pasará en caso de ganar la elección.

Además de todo lo expuesto, tendríamos que señalar que también existen los conocidos como lapsus de memoria. Estos son de carácter momentáneo y consisten en que una persona, de manera involuntaria, se equivoca o se olvida cuando intenta recordar algo en concreto.

Cuando tienen lugar aquellos, hay que prestar especial atención ya que, por regla general, vienen a indicar que el individuo tiene un problema de tipo mental aunque, a veces, pueden ser simple síntoma de estrés o agotamiento.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2011. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de lapsus (http://definicion.de/lapsus/)

Definiciones Relacionadas