Definición de mapa mental

Un mapa es una representación de una cierta porción de territorio que se plasma a través de un esquema o dibujo. Mental, por otra parte, es un adjetivo que refiere a la mente (una dimensión del pensamiento o la capacidad de raciocinio).

Mapa mental

El concepto de mapa mental, por lo tanto, está vinculado al diagrama o bosquejo que se desarrolla con la intención de reflejar conceptos o actividades que se hallan vinculados a una idea principal o a un término clave. Estos conceptos se disponen en los alrededores de la palabra principal, creando una red de relaciones.

La finalidad de los mapas conceptuales es, por lo tanto, clasificar las ideas y facilitar su observación en un documento. De este modo, se trata de una herramienta útil para organizar datos y para estudiar un cierto tema.

Más exactamente podríamos decir que un mapa mental tiene como clara misión el conseguir que una persona en cuestión no sólo extraiga información de un determinado campo sino también que consiga memorizar aquella de una forma muy sencilla al tiempo que eficazmente.

Para que aquel documento logre de esta manera el fin marcado es fundamental el determinar que cuente con cinco elementos básicos. En concreto, se trata de un conjunto de elementos que nunca deben faltar en cualquier mapa mental. En este sentido, tendríamos que hablar que son: la idea principal que ejerce como pilar central, los temas principales que son los que emanan de la anterior a través de una serie de bifurcaciones, las imágenes o palabras clave que acompañan a las citadas bifurcaciones, los temas menos importantes que ejercen como ramas, y el que las bifurcaciones formen un entramado conectado.

El inglés Tony Buzan suele ser señalado como el responsable del desarrollo de esta técnica que contribuye al refuerzo de los vínculos sinápticos que se establecen entre neuronas. De acuerdo a los expertos, el uso de los mapas mentales ayuda a generar enlaces electroquímicos en el cerebro al concentrar la capacidad cognitiva en un mismo elemento.

La disposición de las ideas en forma de radio, por otra parte, permite que la persona se acerque de manera reflexiva a los datos, eliminado el primer estímulo de generar un determinado marco propio para la tarea en cuestión.

Los componentes de un mapa mental se agregan intuitivamente de acuerdo a su relevancia. Esta tarea contempla, de manera simultánea, la organización de los conceptos en diversas áreas y sectores, constituyendo una representación visual que favorece a la memoria.

A la hora de crear un mapa mental, lo mejor es emplear pocas palabras y comenzar la tarea colocando el concepto central en el centro de una hoja.

Varios son los campos en los que se hace uso de los mapas mentales y entre ellos destaca el empresarial. En este sector se apuesta por crearlos pues se considera que son de gran utilidad para compartir ideas, mejorar la comunicación y también la organización, aumentar la productividad, ahorrar tiempo, optimizar la planificación de los distintos proyectos o aclarar los pensamientos sobre una idea concreta.

No obstante, no podemos pasar por alto el hecho de que también se emplean en el ámbito educativo. Así, en este caso concreto, los estudiantes hacen uso de los mismos porque facilitan el aprendizaje ya que permiten destacar lo más importante de una materia, sirven para establecer visualmente el orden de la información y facilitan la comprensión y asimilación de las conexiones de las diversas ideas.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2008. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de mapa mental (http://definicion.de/mapa-mental/)