Definición de mensaje

Un mensaje es un recado que una persona envía a otra. El concepto también se utiliza para nombrar al conjunto de los signos, símbolos o señales que son objeto de una comunicación. El mensaje, por lo tanto, es el contenido de la comunicación.

Mensaje

Por ejemplo: “¿Puedes dejarle mi mensaje a tu madre? Dile que la espero en el bar de la esquina a las cuatro y media”, “El mensaje del presidente fue claro: el país no aceptará presiones extranjeras a la hora de definir su política económica”, “Ayer escuché el mensaje del Dr. Raustegui, dice que la próxima semana tendremos una audiencia con el querellante”.

El mensaje puede entenderse como el objeto de la comunicación. Incluye la información que el emisor envía a través de un medio de comunicación o de otro tipo de canal a uno o más receptores. El mensaje es tanto dicho contenido como la presentación de la información.

Si Juan llama por teléfono a Ramiro y le dice “Mañana te invito a cenar a mi casa: te espero a las 9 de la noche”, el mensaje transmitido será la invitación. Juan es el emisor de dicho mensaje, mientras que Ramiro es el receptor. Por supuesto, en medio de la conversación telefónica, las posiciones de emisor y receptor irán alternándose ya que se producirán múltiples mensajes.

Se conoce como mensaje, además, a la carta, el correo electrónico, el SMS (Short Message Service), la grabación de voz en un contestador automático u otra comunicación que un emisor haga llegar a un receptor: “Acabo de leer tu mensaje, en una hora salgo para allá”, “Creo que has recibido un mensaje en tu teléfono”, “¿Sabes dónde está Osvaldo? Ya le he dejado cuatro mensajes en el contestador pero aún no se ha comunicado conmigo”.

MensajeEn la actualidad, el concepto de mensaje está fuertemente ligado a los programas de mensajería instantánea y los servicios de correo electrónico y, dado que ambas opciones están disponibles en los dispositivos móviles, este tipo de comunicación tiene lugar múltiples veces al día en la vida de una persona normal. A través de aplicaciones como WhatsApp, Twitter, Facebook, Gmail y Outlook, por ejemplo, la gente envía y recibe mensajes constantemente, esté donde esté, y la posibilidad de charlar en todo momento con amigos y conocidos de todas partes del mundo puede convertirse en una sana adicción.

La tecnología nos permite acortar distancias e invertir mucho menos tiempo a la hora de comunicarnos, pero eso no siempre resulta positivo o enriquecedor desde un punto de vista lingüístico. El concepto de mensaje se ha vuelto tan flexible que al día de hoy abarca desde un simple “sí” hasta una anécdota; bastan dos caracteres para que el emisor considere que ha enviado un mensaje a su receptor, mientras que décadas atrás nadie habría escrito tan sólo un monosílabo en una carta.

Esto nos lleva a pensar que no siempre hay un mensaje propiamente dicho en los mensajes que se envían a diario, y esta incoherencia acarrea un aprendizaje deficiente del lenguaje que, más tarde, repercute inevitablemente en el habla cotidiana. Desde la masificación del correo electrónico, miles de docentes de todas partes del mundo se lamentan del creciente desinterés de sus alumnos por la ortografía y la gramática (y, ¿por qué no?, de la semántica); la tilde es cosa del pasado, los signos de interrogación y exclamación sólo se escriben al final de las oraciones y el resto de signos de puntuación se han vuelto prácticamente opcionales.

Para cualquier persona que haya recibido un buen nivel de lengua en su etapa estudiantil, leer un anuncio en Internet o un mensaje de texto entre dos amigos puede ser todo un desafío, ya que resulta imprescindible corregir y completar mentalmente un gran porcentaje del contenido para descifrarlo.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2011. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de mensaje (http://definicion.de/mensaje/)