Definición de módulo

Se conoce como módulo (del latín modulus) a una estructura o bloque de piezas que, en una construcción, se ubican en cantidad a fin de hacerla más sencilla, regular y económica. Todo módulo, por lo tanto, forma parte de un sistema y suele estar conectado de alguna manera con el resto de los componentes.

Módulo

Aquello que se considera como modular es fácil de ensamblar y suele ofrecer una amplia flexibilidad (no en sus componentes, sino en la manera de armado). Por otra parte, el producto final o sistema puede conservar su apariencia sin sufrir consecuencias con sólo reparar el módulo o componente que no funciona. Se conoce como modularidad a la capacidad de un sistema para ser entendido como la unión de varios elementos que se vinculan entre sí y que resultan solidarios (cada uno cumple con una tarea en pos de un objetivo común).

La arquitectura, por su parte, presenta como módulo a aquella medida que se emplea para calcular las proporciones de los cuerpos arquitectónicos. Es que, a nivel general, se conoce como módulo a la dimensión que convencionalmente se toma como unidad de medida.

Para la geometría, en cambio, un módulo es la extensión del segmento que delimita un vector. La matemática, asimismo, señala que el módulo constituye el valor absoluto de una determinada medida o bien permite describir a la cantidad que se utiliza en ciertos cálculos para realizar comparaciones.

En el campo de la física, un módulo es un equipamiento que se emplea para regular la cantidad de agua que corre por un canal o que circula por el interior de un caño u orificio. La numismática conoce como módulo al diámetro de las monedas o medallas.

En la música, el módulo es el acto y consecuencia de modular, es decir, de pasar de una tonalidad a otra. Dichas transiciones pueden ser suaves y fáciles de anticipar, en piezas sencillas de leer e interpretar, o bruscas, inesperadas, e incluso muy frecuentes, lo cual requiere de un oído muy entrenado para comprenderlas y ejecutarlas con buen gusto y musicalidad.

Los programadores informáticos están acostumbrados a resolver problemas y, dado que éstos pueden presentar distintos grados de complejidad, en los casos de mayor dificultad, el mejor camino es la programación modular (el término módulo, en este contexto, es reminiscente de la época del lenguaje Pascal y generalmente no se utiliza en la jerga actual). La ventaja más evidente de esta forma de trabajo es que se obtiene una serie de procedimientos o funciones capaces de asumir una gran diversidad de tareas, algunas más pequeñas que otras, y que ayudan a organizar el código de un programa.

A la hora de estructurar el código de cualquier tipo de programa es esencial reconocer aquellas secuencias que se utilizarán más de una vez, para evitar la repetición innecesaria de líneas. Agrupar aquellas tareas que se realizarán con frecuencia en funciones no sólo ofrece el beneficio inmediato de volver el código más prolijo y legible, sino que reduce considerablemente el tamaño de una aplicación.

La programación modular está basada en el principio de descomponer un problema en otros más pequeños para resolverlos uno a uno hasta alcanzar el objetivo final. En términos informáticos, diríamos que se divide un programa en una serie de subprogramas, que en este caso son los módulos. Como en otros campos, si uno de los módulos presenta algún comportamiento inesperado, resulta fácil detectarlo y trabajar en él sin afectar al resto. Además, las grandes empresas suelen asignar un mismo proyecto a decenas de programadores, que en muchos casos superan los 100, y la repartición del trabajo, además del diseño modular, resulta la forma más inteligente de encarar el desarrollo.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2009. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de módulo (http://definicion.de/modulo/)