Definición de nervios

Un nervio es conjunto de fibras de un tipo en particular que conduce impulsos entre el sistema nervioso central y distintas partes del cuerpo. Este grupo tiene la forma de un cordón blanquecino y la capacidad de transmitir ondas eléctricas (los impulsos nerviosos o potenciales de acción) a gran velocidad. Por lo general, el impulso nervioso nace en el cuerpo celular de una neurona y pasa del axón hacia el extremo; por medio de la sinapsis, logra transmitirse a otra neurona.

Nervios

Existen distintos tipos de nervios: los aferentes son aquéllos que llevan las señales sensoriales de la piel u otros órganos al cerebro; los eferentes, en cambio, trasladan el impulso desde el cerebro hacia las glándulas y los músculos.

De acuerdo a su origen, los nervios pueden ser craneales (nacen en el bulbo o el encéfalo), raquídeos (originados en la médula espinal) o del sistema nervioso simpático. Según su función, hay nervios sensoriales (transmiten estímulos de los órganos de los sentidos), motores o centrífugos (llevan las órdenes de movimiento a los músculos y las glándulas), sensitivos o centrípedos (conducen las excitaciones externas hacia los centros nerviosos) y mixtos (funcionan como motores y sensitivos).

Por otra parte, el concepto de nervios suele estar emparentado con la tensión o agitación emocional que experimenta una persona. Puede referirse a situaciones muy diversas, ya que por un lado denota inseguridad en uno mismo frente a ciertas presiones, y por el otro se asemeja a reacciones relacionadas con la histeria. Poniendo el término en contexto, podemos dar las siguientes oraciones de ejemplo: “Los nervios no me dejaron dormir en toda la noche”, “Me traicionaron los nervios y no pude hablar”, “De pronto le dio un ataque de nervios y empezó a romper todo”.

En los primeros dos casos, se nota que la persona debía enfrentarse a algo (o a alguien) que la superaba; puede tratarse de un examen académico muy difícil, una entrevista de trabajo, o también un encuentro de tipo amoroso muy ansiado. Son momentos que generan un gran volumen de expectativas en quien debe atravesarlos, y el resultado es una suerte de sobrecarga emocional que impide actuar de manera normal frente a ellos.

La última oración habla de una situación muy diferente: los ataques de nervios pueden o no tener el mismo origen que los otros casos, estar basados en la inseguridad frente a un desafío que amedrente al individuo dada su dificultad. Sin embargo, independientemente de su raíz, es una forma de canalizar las emociones opuesta al bloqueo; se trata de un síndrome estudiado por la psicología y que tiene como síntomas comunes los gritos, el llanto, los ataques verbales y físicos, con el agregado de mostrar un claro descontrol.

Resulta imprescindible subrayar esta última parte, porque cuando un individuo sufre un ataque de nervios pierde el control de sus actos; por otro lado, es común que los testigos de dicho trastorno piensen que se trata de agresividad gratuita, de una falta de educación o bien de ganas de llamar la atención; y nada podría estar más alejado de la realidad.

Para graficar un ataque de nervios, tomemos el ejemplo de un joven ejecutivo que trabaja en una oficina junto a decenas de personas y que lleva una vida aparentemente tranquila y ordenada, que estudió duramente para conseguir su puesto laboral y que es considerado una persona muy inteligente por su entorno; un buen día, una discusión con un compañero lo lleva a tomar una silla y arremeter contra el mobiliario y los ordenadores, como si hubiera sido poseído espontáneamente por un demonio. La pregunta que deberían hacerse quienes piensan que se trata de un acto voluntario es ¿por qué querría este individuo tirar a la basura tanto esfuerzo?

Por último, los nervios eran una tribu belga que se encontraba al norte de la Galia durante el siglo I a.C., al este del río Escalda.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2009. Actualizado: 2009.
Definicion.de: Definición de nervios (http://definicion.de/nervios/)