Definición de préstamo

El latín es la fuente de origen para encontrar la procedencia etimológica del término préstamo que ahora nos ocupa. En concreto, podemos subrayar que emana del vocablo praestarium que es el resultado de la unión de tres partes claramente diferenciadas: el prefijo prae que puede definirse como “delante”, el verbo stare que es sinónimo de “estar parado”, y finalmente el sufijo –arium que puede traducirse como “pertenencia”.

Crédito

Un préstamo es la acción y efecto de prestar, un verbo que hace referencia a entregar algo a otra persona, quien debe devolverlo en un futuro. El prestamista otorga una cosa para que quien recibe el préstamo pueda utilizarla en un periodo de tiempo. Una vez finalizado ese plazo, debe devolver la cosa prestada.

En este sentido, habría que dejar patente la existencia de lo que se conoce como casa de préstamos. Este es un espacio donde las personas que necesitan dinero en metálico de manera urgente acuden con el claro objetivo de que allí les presten la cantidad que necesitan con la contraprestación de entregar en prenda todo tipo de objetos valiosos que posean tales como joyas, bienes inmuebles o ropa.

A nivel financiero, el préstamo o crédito es un dinero que se solicita a una entidad bancaria o similar. A la hora de devolver el préstamo, hay que hacerlo, por lo general, abonando intereses. Es decir: si una persona solicita un préstamo de 1.000 dólares a un banco y acuerda reintegrar el monto en el plazo de un año con una tasa del 10% de intereses, deberá devolver, a los doces meses, 1.100 dólares.

Cabe destacar que los bancos están en condiciones de rechazar o denegar los pedidos de préstamo que hacen sus clientes. Estas instituciones, antes de otorgar el crédito, solicitan diversos avales que le aseguren que podrá cobrar el dinero una vez concluido el plazo del préstamo. Además se encargan de estudiar el historial financiero del solicitante, para comprobar si tiene deudas impagas u otros problemas económicos.

De la misma forma, nos encontramos con otro tipo de préstamos. En concreto, está el servicio de préstamo que se desarrolla en las diversas bibliotecas municipales y autonómicas de las ciudades, por ejemplo, de España. En este caso, gracias al mismo todos aquellos vecinos que tengan el carnet propio de aquellas tienen la posibilidad de llevarse a su casa alguno de los libros o publicaciones que existan en estos centros culturales para poder disfrutarlos durante un tiempo aproximado de un mes y que luego devolverán a dichos espacios.

También en el caso del deporte se produce el préstamo. En concreto este tiene lugar cuando el presidente de un club de fútbol concreto que tiene todos los derechos de un jugador permite que dicha figura juegue en otro equipo durante un periodo de tiempo determinado. Es lo que también se conoce como cesión.

Por último, un préstamo lingüístico es un elemento que una lengua toma de otra. Pueden ser palabras o morfemas que son adaptados con pocas modificaciones o, incluso, sin cambios. Este tipo de préstamos es posible cuando un idioma tiene una amplia influencia cultural en zonas donde se hablan otras lenguas.

Podemos distinguir entre préstamos léxicos (cuando el elemento prestado es una palabra léxica, como un sustantivo, un verbo o un adjetivo) y préstamos gramaticales (en los casos en que muchos hablantes bilingües combinan morfemas y elementos no léxicos de las dos lenguas).

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2009. Actualizado: 2009.
Definicion.de: Definición de préstamo (http://definicion.de/prestamo/)