Definición de proporcional

El término latino proportionalis llegó a nuestra lengua como proporcional. Este adjetivo refiere a lo que está vinculado a una proporción (es decir, al equilibrio o la correspondencia que se registra entre los componentes de un todo). Se conoce como proporcionalidad, por otra parte, a la proporción existente entre las partes del todo o entre las partes y el todo.

Proporcional

Por ejemplo: “El aumento de salarios debe ser, como mínimo, proporcional al aumento del costo de vida”, “En este negocio, cada uno se llevará una parte proporcional al trabajo que haya realizado”, “El éxito no siempre es proporcional al esfuerzo en esta carrera profesional”.

Tomemos el primero de los ejemplos para comprender el concepto. Supongamos que, en un determinado país, se registró una inflación del 15% en el último año; dicho en otras palabras, podemos entender que su costo de vida atravesó un incremento del 15% durante los últimos doce meses. A la hora de negociar una suba de salarios, los trabajadores deciden partir de un piso que, al menos, cubra dicho aumento del costo de vida. Por lo tanto, pretenden un aumento de sueldo no inferior al 15% para que dicho incremento sea proporcional a la inflación e implique no perder su poder de compra.

En el contexto de la gramática, se conoce como adjetivo proporcional o adjetivo múltiplo a aquel que refleja qué número de veces se encuentra contenida una cierta cantidad en otra. La expresión “En mi nuevo trabajo cobro el doble que en el anterior” revela que la persona en cuestión recibe, en su empleo actual, dos veces más dinero que en el empleo que tenía anteriormente.

Cuando se comparan dos magnitudes, según el punto de vista, es posible llegar a la conclusión de que sean directamente proporcionales o inversamente proporcionales.

ProporcionalUna magnitud es directamente proporcional a otra cuando cualquier incremento o disminución que sufra la primera se ve reflejada, de manera proporcional, en la segunda. Esto también se conoce con el nombre de proporcionalidad directa y se define sencillamente con la relación a más corresponde más y a menos, menos. Por otro lado, una magnitud es inversamente proporcional a otra si sus incrementos se ven reflejados en disminuciones y viceversa; en este caso, a más corresponde menos y a menos, más.

Un ejemplo cotidiano de magnitudes directamente proporcionales se encuentra en la actividad comercial: lo normal es que cuantos más productos compremos, más alto sea el monto total de la transacción; siendo más estrictos, el número de unidades de un producto determinado suele multiplicar directamente el precio de la unidad (salvando los casos en los cuales se aplica un descuento, aunque antes de aplicarlo se debe realizar dicha multiplicación).

La proporcionalidad inversa es más difícil de entender, ya que requiere de ejemplos ligeramente más abstractos o complejos. Supongamos que tenemos una canasta repleta de manzanas y deseamos contabilizar tanto el porcentaje de su contenido, el cual inicialmente es 100, y el número de manzanas que come un sujeto; por cada una que consuma, el porcentaje se verá reducido siempre en la misma proporción, tal que a más unidades ingeridas, menor será el contenido de la canasta.

Como puede apreciarse, dichos conceptos matemáticos se aplican en la vida cotidiana, aunque no siempre de manera evidente, pero forman parte de nuestras herramientas de análisis. De hecho, podemos valernos de los siguientes ejemplos para entender cuán sutil puede ser la presencia de una magnitud inversamente proporcional a otra: “Cuanto más me acerco a las matemáticas, menos miedo me provocan”, “Cada página que leo me hace sentir que entiendo menos”, “No importa cuántas oportunidades le dé, siempre las desperdicia y eso lo aleja cada vez más de mí”.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de proporcional (http://definicion.de/proporcional/)