Definición de puericultura

“Crianza de niños”. Este es el significado que tiene el término puericultura, cuyo origen etimológico se encuentra en el latín, ya que es fruto de la suma de dos componentes de esa lengua: el sustantivo “puer”, que puede traducirse como “niño”, y la palabra “cultura”, que es sinónimo de “cultivo”.

Puericultura

La puericultura es la disciplina científica que se encarga del desarrollo saludable y de la crianza de los niños. Se trata de un concepto cercano a la noción de pediatría, una especialidad de la medicina centrada en la salud y las enfermedades de los pequeños y de los adolescentes.

A través de la puericultura, se busca que el niño crezca sano y adquiera las herramientas necesarias para integrarse con éxito a la sociedad. La puericultura, de este modo, no se queda sólo en el apartado físico, sino que también estudia las relaciones entre el niño y quienes lo rodean.

Lo que busca la puericultura es difundir información y conductas que favorezcan el desarrollo biopsicosocial de los infantes. En este sentido, su trabajo se inicia en la etapa de embarazo, ayudando a la madre a conocer todo aquello que necesita para criar a sus hijos en las mejores condiciones posibles.

Uno de los aspectos más importantes para la puericultura es la lactancia. Se considera que la leche materna es fundamental para el crecimiento saludable del niño y para el desarrollo del vínculo madre-hijo. La acción de alimentarse de este modo aporta innumerables beneficios a los pequeños y también a su madre.

Se conoce como puericultora a la persona especializada en puericultura y dedicada al cuidado de la salud de los infantes. Las puericultoras son agentes sanitarios que brindan asesoramiento a las madres y le ofrecen acompañamiento en los primeros años de la crianza.

Las funciones que realiza el puericultor o puericultora son amplísimas y se pueden clasificar básicamente en los siguientes grupos:
-Educativa, consistente en encargarse de acometer desde los distintos programas y planes educativos hasta de formar hábitos saludables pasando por estimular el desarrollo del menor.
-Técnica. En este caso se trata de que debe establecer, acometer y aplicar programas que permitan que el niño no sólo crezca y se desarrolle de manera normal sino también que pueda satisfacer sus necesidades en todos los sentidos.
-Investigadora, que se trata de estudiar a fondo determinadas situaciones para llegar a ideas, conclusiones y proyectos que permitan mejorar la calidad de vida de los niños en diversos aspectos.
-Preventiva. Esta función se refiere a que es fundamental que los citados profesionales de la puericultura fomenten, impulsen y promuevan actividades, programas y planes específicos en pro de la salud de los niños que puedan, entre otras cosas, evitar que sufran ciertas infecciones, virus o enfermedades.

Para trabajar en el ámbito de la puericultura se considera que toda persona debe respetar una serie de normas y códigos éticos, tales como tener la titulación que le capacita como tal, seguir formándose de manera periódica, asumir el compromiso con los niños, dirigir el proceso de enseñanza, velar por el bienestar de los pequeños…

Es importante tener en cuenta, de todos modos, que una puericultora no reemplaza a un médico y que la madre siempre debe encargarse de llevar a su hijo a los controles médicos necesarios para el cuidado de su salud.

  • Compartir