Definición de quiromasaje

Se conoce como quiromasaje al masaje desarrollado manualmente como parte de una terapia. De este modo, un quiromasaje se diferencia de aquellos que se realizan con distintos instrumentos o dispositivos.

Quiromasaje

Cuando un quiromasajista ejerce una presión sobre una zona del cuerpo en la que su paciente siente dolor, se produce una respuesta refleja que permite calmar la dolencia. La presión táctil y el frotamiento también pueden impulsar otros mecanismos, como reducir la sensación de cansancio o modificar el estado anímico.

Es importante destacar, de todos modos, que el campo de los quiromasajes es muy amplio. La comprobación científica de sus efectos suele ser difícil de llevar a cabo: por eso, la medicina muchas veces no reconoce los quiromasajes como tratamientos válidos para enfermedades o dolencias.

Hay que tener en cuenta que una persona que ofrece un quiromasaje a su pareja con la intención de contribuir a su relajación no cuenta con los mismos conocimientos que un fisioterapeuta que masajea a un paciente para favorecer la recuperación muscular después de un esfuerzo, por citar un caso. A los quiromasajes también se le atribuyen beneficios para la circulación y la capacidad de mejorar la movilidad de tejidos dañados.

Aunque resultan difíciles de cuantificar, los beneficios psicológicos de los quiromasajes suelen ser aceptados a nivel general. El contacto entre la mano del quiromasajista y la piel de la otra persona suele provocar relajación y placer, algo que ayuda a eliminar tensiones y a reducir el estrés.

Debe resaltarse que los quiromasajes tienen ciertas contraindicaciones: no deben realizarse sobre heridas abiertas, hematomas de origen reciente o quemaduras, por ejemplo.

Veamos a continuación algunos tipos de quiromasaje:

Quiromasaje* relajante: se trata del tipo más común de quiromasaje, ya que busca ayudar a las personas que sufren de nerviosismo o estrés, en muchos casos por no descansar lo suficiente, por estar atravesando problemas emocionales o tener demasiadas responsabilidades. Es posible aplicarlo en una región en particular, o bien en todo el cuerpo. Su ritmo es lento y las manipulaciones son superficiales, ideal para desprenderse de los problemas poco a poco hasta alcanzar un estado de relajación inigualable;

* tonificante: su ritmo es rápido y su ejecución es profunda. No suele durar más de veinte minutos y puede aplicarse en todo el cuerpo, aunque en varias sesiones, ya que de otro modo podría resultar agotador. Está indicado para individuos que realizan poca actividad física y que no poseen una musculatura muy desarrollada, y también para aquellos que sufren de obesidad, ya que su objetivo es tonificar y activar los músculos que se encuentran atrofiados por falta de movimiento;

* deportivo: sirve para prevenir y luchar contra la fatiga, aumentar la capacidad de trabajo y colaborar en la recuperación de lesiones, aunque éstas no hayan sido causadas durante la práctica de un deporte. Es importante señalar que este tipo de quiromasaje no sólo lo buscan los deportistas, ya que que es ideal para cualquier persona que quiera hacer un uso intensivo de su cuerpo o rehabilitarse de una lesión muscular, por ejemplo. En el caso de los deportistas, es posible distinguir entre el masaje previo y el posterior a una competición;

* drenaje linfático: se usa para favorecer el funcionamiento del sistema linfático y para proteger a la persona de diversas enfermedades y complicaciones. Es un masaje particularmente suave y se aplica en todo el cuerpo, ya que se busca la estimulación de todo el sistema circulatorio, aunque el foco son las partes que muestran mayor hinchazón (suelen ser los brazos, el abdomen y las piernas). Algunos de sus beneficios son la eliminación de toxinas, el mantenimiento del sistema inmunitario y la lucha contra la retención de líquidos.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de quiromasaje (http://definicion.de/quiromasaje/)