Definición de silicio

El concepto silicio que ahora nos ocupa podemos determinar que procede, etimológicamente hablando, del término latino silicium que a su vez emana de otra palabra: sílex, que es una piedra que se identifica por su gran dureza y que químicamente se define por la siguiente composición: SIO2.

Silicio

Además de lo expuesto podemos subrayar el hecho de que este término silicio, que puede establecerse como un neologismo, fue acuñado a principios del siglo XIX. En concreto fue en el año 1808 cuando el químico británico Humphry Davy procedió a determinar dicha palabra al igual que hiciera con otras tales como aluminio, potasio, magnesio, calcio o flúor.

Se conoce como silicio al elemento químico al cual, según los expertos, le corresponde el número atómico 14. Se trata de uno de los elementos más abundantes de la corteza de la Tierra, sólo superado por el oxígeno. Es posible encontrarlo en variantes amorfas o de manera cristalizada.

Gracias a sus propiedades como semiconductor, el silicio es muy útil en el campo de la electrónica. Sus derivados, por otra parte, tienen múltiples usos.

En su forma cristalina, el silicio es duro y poco soluble, presenta un color grisáceo y un brillo metálico. Este elemento reacciona con los halógenos y álcalis diluidos, y se muestra resistente frente a la acción de una gran cantidad de ácidos.

Como polvo amorfo, el silicio se obtiene a partir del calentamiento del dióxido de silicio con un agente reductor y posee la dureza suficiente como para lograr rayar un vidrio.

Cabe destacar que no existe en estado libre, sino que siempre aparece en forma de dióxido de silicio (que es el componente esencial de la arena) o como un silicato complejo. Con una densidad relativa de 2,33, su punto de fusión es 1.411 ºC y su punto de ebullición es 2.355 ºC,

Es importante subrayar que el silicio, que aparece en pequeñas cantidades en nuestro organismo, cuenta con un importante número de beneficios para nuestra salud. Así, los expertos en la materia no dudan en subrayar el hecho de que aquel nos protege de lo que son las enfermedades de tipo cardiovascular, contribuye a que reduzcamos los niveles del llamado colesterol malo (LDL) y también nos ayuda a regular lo que es la tensión arterial.

De la misma manera, entre sus beneficios más importantes habría que destacar también el hecho de que es fundamental su presencia en el organismo para que contemos con unos tendones y unos músculos que se encuentren en perfecto estado.

Cuando alguien tiene deficiencia de esta sustancia en su cuerpo hay que subrayar que tres suelen ser las causas fundamentales: realiza una dieta alimenticia escasa y poco sana, abusa en exceso de lo que son productos refinados o procesados, y está envejeciendo.

Es posible encontrar el silicio en chips de computadoras, teléfonos y otros dispositivos electrónicos, en los ladrillos que se utilizan para la construcción, como material refractario en las cerámicas, como fertilizante en la agricultura, en los láseres, en las siliconas que se usan para las cirugías estéticas y en la fabricación de vidrio, por ejemplo.

Es importante mencionar que la inhalación de polvo de sílice puede provocar silicosis, una enfermedad pulmonar de carácter irreversible que puede ser crónica, acelerada o aguda.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de silicio (http://definicion.de/silicio/)