Definición de suicidio

El suicidio supone quitarse voluntariamente la vida. Se trata de un término que proviene de dos vocablos latinos y una traducción aproximada podría ser matarse a sí mismo. Diversas estadísticas ubican el suicidio como la cuarta causa de muerte más frecuente en todo el mundo, con más de 9.000 intentos diarios.

Suicidio

Entre las conductas que pueden ser un indicador de un suicidio inminente, aparecen los deseos de muerte (con frases como “mi vida ya no tiene sentido” o “no encuentro un motivo para vivir”), la incapacidad de descargar las angustias, el agotamiento de la vida social, el comportamiento impulsivo y la introversión acentuada.

Algunos de estos síntomas, por otro lado, son claramente opuestos entre sí, como la impulsividad y la introversión, que muchas veces corresponden a personalidades muy diferentes. El primer caso suele asociarse a personas de carácter fuerte y aparente seguridad en sí mismas, mientras que el segundo es típico de quienes sienten que no son dignos de la atención o el cariño de los demás. Analizando profundamente a una persona, todas estas suposiciones pierden peso, ya que se alcanza un nivel de complejidad que siempre termina llevándonos al mismo punto: la infancia.

Es ése el momento clave de la vida y la formación del ser humano y los animales; abrimos los ojos a un mundo nuevo para nosotros, y vemos y oímos cosas que nos marcarán para siempre, por sencillas o irrelevantes que parezcan. Desde dos perspectivas extremistas, un niño que oye cómo se lo enaltece por cada cosa que hace desarrollará una personalidad probablemente muy distinta de la de otro a quien se lo regaña constantemente. Sin embargo, la mente es tan compleja que no existe un documento de referencia para saber exactamente cómo acabará cada historia.

Resulta más probable, por otro lado, que el deseo de quitarse la vida surja en aquél que haya recibido exceso de halagos. La razón más lógica es que ese niño crecerá sintiendo la necesidad de ser elogiado por su entorno, y eso se combinará peligrosamente con un nivel altísimo de autoexigencia para conseguir logros que ameriten las flores. Tarde o temprano, alcanzará los límites de la burbuja en la que fue involuntariamente atrapado durante su crianza, y no soportará que el mundo no lo haya estado esperando para felicitarlo por su existencia. Si el suicidio fuera una cuestión matemática, entonces de seguro este individuo lo cometería por no soportar la realidad.

La sobredosis de medicamentos o drogas, cortarse las venas, la ingesta de veneno, arrojarse desde gran altura, ponerse delante de un tren en funcionamiento o ahorcarse son algunas de las formas más usuales de suicidio. Cabe mencionar que un porcentaje muy bajo de quienes desean suicidarse llegan hasta el final. Muchas veces se autolesionan para llamar la atención de sus allegados, como un grito de ayuda, porque quieren sentirse mejor pero no saben cómo conseguirlo. La mayoría, por otro lado, permanece en una etapa que consiste en soñar despiertos con su muerte, imaginándola con un nivel de detalle muy alto, pero nunca dan el primer paso hacia su propia ejecución.

El suicidio es analizado de distintas formas según cada cultura. Para muchas religiones el suicidio es un pecado, aunque otras creen que alguien puede quitarse la vida por mandato divino. Hay sociedades que consideran que el suicidio puede ser una forma honorable de eludir situaciones humillantes.

Cabe destacar que también hay países que califican como suicidio ciertas muertes supuestamente accidentales, como aquéllas que se producen cuando una persona alcoholizada conduce a 200 kilómetros por hora y muere al chocar contra otro vehículo.

Entre las personalidades y personajes históricos más famosos que se suicidaron, puede mencionarse a Adolf Hitler, Ernest Hemingway, Kurt Cobain, Nerón, Salvador Allende, Séneca, Sócrates y Violeta Parra.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2008. Actualizado: 2008.
Definicion.de: Definición de suicidio (http://definicion.de/suicidio/)