Definición de superhéroe

Superhéroe es un concepto que no forma parte del diccionario de la Real Academia Española (RAE). Se trata de un término formado por el prefijo super (elemento compositivo que refiere a algo excesivo, preeminente o en grado máximo) y el sustantivo héroe (alguien reconocido por su valor y sus hazañas).

Superhéroe

De acuerdo a la Fundación del Español Urgente (Fundéu), los términos compuestos con el prefijo super se escriben sin espacios y sin guión. Super, además, carece de tilde, excepto que se emplee de forma solitaria y como sustantivo.

Esto quiere decir que la noción que nos interesa en esta oportunidad se escribe de la siguiente manera: superhéroe. No es correcto escribir super héroe, súper héroe, super-héroe o súper-héroe.

En cuanto al significado del concepto, podemos decir que un superhéroe es un personaje ficticio que suele disponer de capacidades sobrenaturales y que se destaca por ayudar a la comunidad, enfrentándose con todo tipo de personajes malvados.

Los superhéroes suelen ser protagonistas de películas, series de TV, dibujos animados y revistas de historietas (cómics). Hay superhéroes que son seres humanos y que carecen de poderes especiales, como Batman. La mayoría, de todos modos, tiene cualidades sobrehumanas ya que son mutantes (como Wolverine, también conocido como Guepardo o Lobezno) o extraterrestres (Superman).

Para muchos, quizás porque es el que más relevancia ha tenido a lo largo de las últimas décadas o porque es el que más veces hemos visto en el cine, en la televisión o en el cómic, el primer superhéroe de la historia es Superman. Sí, ese personaje que nació en el planeta Kryton bajo el nombre de Kal-El y que sus padres decidieron enviar a la Tierra para conseguir que sobreviviera. Así, fue adoptado por una pareja y comenzó una nueva vida llamándose Clark Kent, un periodista que compaginaba su profesión con su servicio en pro de la humanidad.

No obstante, los más entendidos en materia de este tipo de personajes sobrenaturales establecen que el primer superhéroe en realidad fue Fantasmagórico, que fue creado en el año 1930 por Takeo Nagamatsu. Se trataba de una figura que había sido revivido de su tumba, situada en la Atlántida, y que desde ese momento se propuso trabajar al lado de los científicos que le habían devuelto a la vida en su lucha contra el doctor Zero, que quería hacerse con el control del mundo.

Su apariencia se asemeja a la de un esqueleto y entre sus principales cualidades o poderes están una enorme fuerza y el poder volar, sin olvidar que se considera que, además, es invulnerable.

Precisamente entre las habilidades frecuentes de los superhéroes, se encuentran la capacidad de volar, la telepatía, la fuerza ilimitada y la velocidad extrema. Cabe destacar que estos poderes también pueden encontrarse en los personajes malvados que, debido a su falta de moral, no reciben la denominación de superhéroes.

SuperhéroeEstos últimos, que se conocen como villanos, suelen tener una aparente superioridad frente a los superhéroes en cuanto a su poder, aunque esto no es más que el resultado de un desequilibrio, el cual debe ser detectado para vencerlo. Existen muchas razones por las cuales estos personajes intentan deshacerse de sus antagonistas, aunque por lo general se trata de una gran frustración por no haber alcanzado la popularidad, o bien por no haber sido rescatados por ellos en medio de un accidente que afectó su apariencia física o sus habilidades motoras para siempre.

Tomemos por ejemplo el caso de Dos Caras, un personaje perteneciente a DC Comics y enemigo de Batman. Su verdadero nombre es Harvey Dent y antes de convertirse en villano trabajaba como fiscal del distrito; de hecho, era uno de los colaboradores del propio “murciélago enmascarado”. Sin embargo, un día alguien le echó ácido en el rostro en medio de un juicio y arruinó su imagen, tras lo cual perdió la razón y se convirtió en un criminal más. Si bien Batman no fue responsable de su desgracia, Dos Caras lo culpa por no haber estado allí para salvarlo, y de este modo justifica su persecución y la ola de delincuencia que dirige.

Una de las características fundamentales de todo superhéroe es su punto débil: para evitar que se conviertan en dioses, siempre debe existir una forma de derrotarlos, que cree tensión en el público durante cada enfrentamiento con los villanos. Esto no sólo ayuda a mantener una serie en movimiento, sino que da un mensaje esperanzador, incita a sus seguidores a enfocarse en sus fortalezas para compensar sus debilidades, en lugar de apuntar a la perfección como el único modo de triunfar.

La motivación de cada superhéroe es otro de los rasgos principales de cada historia, ya que los define y da sentido a sus aventuras. Si pensamos en los tres personajes mencionados más arriba, Batman, Wolverine y Superman, vemos una clara distinción: Batman no puede superar la herida que le causó la muerte de sus padres en un absurdo atraco; Wolverine fue engañado y manipulado por la ciencia, la cual alteró su cuerpo para siempre; Superman siente la presión de defender a una especie a la cual nunca pertenecerá del todo, pero que le abrió los brazos y le ofreció el amor que nunca obtendrá de “su gente”.

Aunque este tipo de personajes pueden parecer atractivos únicamente para los más pequeños, no es así. Buena muestra de ello es la cantidad de adultos que se consideran fans incondicionales de determinados superhéroes y también las magníficas cifras que consiguen en taquilla todas y cada una de las películas sobre ellos que se presentan.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2014. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de superhéroe (http://definicion.de/superheroe/)