Definición de terrario

Un terrario es un espacio cerrado y controlado que pretende reproducir las características del ambiente en el que habitan ciertos seres vivos. De este modo, se busca facilitar la supervivencia de los animales en este tipo de cautiverio.

Terrario

Los terrarios pueden construirse con distintos materiales, como cristal, madera o policloruro de vinilo. Una de las caras del terrario debe ser transparente para que sea posible observar, desde el exterior, qué ocurre en su interior.

El objetivo del terrario, en definitiva, es imitar las condiciones del entorno natural para que los animales –por lo general, reptiles o insectos– subsistan. Estos recipientes suelen contar con instrumentos que permiten controlar la temperatura, el nivel de humedad y la luz para ofrecerles a los animales un ambiente similar al que encontrarían en la naturaleza.

Cuando estas condiciones no son controladas de forma adecuada, el estrés que experimenta el animal crece y afecta su salud. También es importante considerar las diferentes características de cada especie: por ejemplo, sabiendo si es mejor que vivan solas, en pareja o de a grupos.

Como los terrarios tienen una superficie reducida, se debe garantizar que el animal pueda realizar algún tipo de actividad física. De lo contrario, el sedentarismo también afectará su estado de salud.

Varios son los tipos de terrarios que se pueden encontrar en el mercado, aunque tres son los grupos fundamentales en los que se dividen:
-Acuaterrario. Como su propio nombre ya nos viene a indicar viene a ser una mezcla perfecta entre terrario y espacio acuático, pues cuenta con dos áreas claramente delimitadas: la seca, en la que pueden existir rocas por ejemplo, y la que tiene agua. Este tipo está especialmente indicado para animales tales como las tortugas.
-Terrario desértico. Si se da en llamar así es porque lo que pretende conseguir no es ni más ni menos que ejemplificar y recrear lo que sería el ambiente que existe en los desiertos, ya que está dirigido a albergar animales que viven en dicho hábitat. Piedras y cactus son elementos indispensables en este tipo de espacios, que tienen que contar con temperaturas de hasta 40º y que deben ser secos. Está especialmente indicado para seres vivos tales como los lagartos, por ejemplo.
-Terrario tropical. Esta otra modalidad de terrario se encarga de ejemplificar lo que es el ambiente que hay en las zonas tropicales del planeta, lo que supone que tenga que contar con un importante número de vegetación y con elementos que echen agua, como es el caso de cascadas. Todo eso da como resultado terrarios donde tienen que existir tanto altas temperaturas como una humedad elevada en todo momento. Deberá ser la opción por la que se decanten los dueños de mascotas tales como iguanas.

En el contexto de la botánica, se llama terrario a un invernadero de tamaño pequeño que suele emplearse para el cultivo de especies tropicales y subtropicales. Para esto se mantiene la temperatura elevada, al igual que el nivel de humedad.

La idea de terrariofilia abarca el diseño, la puesta en marcha y el mantenimiento de los terrarios y también hace referencia a la afición centrada en estas tareas.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2014. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de terrario (http://definicion.de/terrario/)