Definición de tormenta solar

Una tormenta es una agitación intensa de la atmósfera, que puede incluir precipitaciones, ráfagas y otros fenómenos. Solar, por su parte, es aquello vinculado al Sol (la estrella que se ubica en el centro del Sistema Solar y en torno a la cual gira el planeta Tierra).

Tormenta solar

Para comprender qué es una tormenta solar, hay que conocer diversos conceptos. Por un lado, es esencial saber que la magnetosfera es la zona que rodea a la Tierra a unos cien kilómetros de distancia, donde el magnetismo terrestre influye sobre las partículas que están ionizadas. La magnetosfera, de este modo, se encarga de proteger al planeta del viento solar.

El viento solar, por su parte, es el movimiento de la corona solar (la capa exterior del Sol). Esta corona está compuesta por plasma (materia gaseosa cuyas partículas presentan carga eléctrica).

Con estas nociones en claro, podemos centrarnos en la idea de tormenta solar, también llamada tormenta geomagnética. Esta tormenta implica la perturbación de la magnetosfera de la Tierra debido a una onda de viento solar y radiación que se desprende de la corona solar.

Esta onda llega a nuestro planeta al menos veinticuatro horas después de su emisión y puede provocar problemas en las telecomunicaciones y en las redes eléctricas. Hay quienes sostienen además que, durante una tormenta solar, se incrementan los riesgos de sufrir accidentes cerebrovasculares.

La tormenta solar más grande de la historia tuvo lugar en 1859, cuando falló el sistema telegráfico y se pudieron observar auroras boreales en diferentes países. La misma fue bautizada Tormenta de Carrington en honor a Richard Carrington, el astrónomo que la observó y el primero en explicar la relación que existe entre la actividad del Sol y las alteraciones geomagnéticas de nuestro planeta.

La Tormenta de Carrington trajo consigo auroras boreales, avistadas en Honolulu y Cuba, y auroras australes, observadas en Santiago de Chile. La intensidad de los destellos fue tal que algunos testigos norteamericanos aseguraron poder leer el periódico sin necesidad de luz artificial, un dato que en el año 2010 comentó Daniel baker, un integrante de la Universidad de Colorado, más específicamente de su Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial.

Tormenta solarComo una escena catastrófica propia de una película estadounidense, la tormenta solar de 1859 provocó que de los telégrafos saltaran chispas y que algunas derivaran en incendios, según informaron muchos operadores de la época. Si bien la tecnología de mediados del siglo XIX nos parece precaria y limitada, la mera posibilidad de que una tormenta similar tenga lugar en la actualidad cambia la perspectiva: las alteraciones geomagnéticas que entonces afectaron un aspecto no tan importante de la vida cotidiana hoy nos dejarían paralizados.

La tecnología se ha convertido en una parte esencial de nuestras vidas, tanto que para muchas personas es su única fuente de ingresos: dependemos de Internet para casi todas nuestras actividades, desde el ocio hasta la educación y la comunicación. Como algunos especialistas señalan, vivimos sumergidos en una “ciberburbuja”, la cual reventaría sin duda ante una tormenta solar de una magnitud similar a la de 1859.

Es importante señalar las tres fases en las cuales se divide una tormenta solar de las que se dirigen a nuestro planeta. Lo primero que podemos observar es la aparición de erupciones solares; la luz ultravioleta y los rayos x ionizan la capa atmosférica superior y esto genera interferencias en las comunicaciones por radio. Luego viene la tormenta de radiación, la cual puede acarrear grandes peligros para cualquier grupo de astronautas que en se encuentre en plena actividad.

La última fase de la tormenta solar es la eyección de masa coronal; se trata de una nube de partículas cargadas, y el tiempo que tarda en llegar a nuestra atmósfera suele ser de varios días. Una vez allí, la interacción de las partículas solares con el campo magnético terrestre provoca fluctuaciones electromagnéticas de considerable magnitud.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de tormenta solar (http://definicion.de/tormenta-solar/)