Definición de toxicidad

Se denomina toxicidad al grado de efectividad que poseen las sustancias que, por su composición, se consideran tóxicas. Se trata de una medida que se emplea para identificar al nivel tóxico de diversos fluidos o elementos, tanto afectando un organismo en su totalidad (por ejemplo, el cuerpo del ser humano) como sobre una subestructura (una célula).

Toxicidad

La especialidad dedicada a analizar y observar los venenos es la toxicología. Es habitual que esta rama clasifique a las entidades tóxicas en 3: las sustancias químicas (que pueden ser orgánicas, como el veneno que poseen algunas serpientes, o inorgánicas, como los metales pesados), las entidades físicas (como los rayos X) y la toxicidad biológica (causadas por virus o bacterias).

La toxicidad de algo depende de múltiples factores, como el tiempo de exposición a la sustancia en cuestión, el número de veces que se ha estado expuesto y la vía de ingesta o administración. Se habla de exposición aguda cuando un único contacto puede provocar un daño severo, mientras que la exposición crónica es aquella que involucra a una toxina afectando durante un tiempo extenso.

Manipular sustancias de toxicidad elevada supone un riesgo para la salud y para el medio ambiente. Por eso existen diversos protocolos de seguridad que protegen a los trabajadores en contacto con estas sustancias y que preservan la vida. En Europa, existe el REACH, tal como se conoce al sistema de registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias químicas que busca dar a conocer la peligrosidad de los fluidos tóxicos, proteger a las personas de los compuestos peligrosos y fomentar la innovación para el desarrollo de sustancias más seguras.

Los gobiernos suelen implementar normativas para limitar la circulación y uso de sustancias peligrosas, además de realizar supervisiones e inspecciones en los lugares de trabajo.

La toxicidad de los transgénicos

Los alimentos transgénicos son productos que han sido elaborados con algún ingrediente extraído de un gen de otra especie; dicha labor puede realizarse gracias a los descubrimientos de la biotecnología y su objetivo es dotar al producto final de una característica que no posee. Por ejemplo, en el caso de las plantas transgénicas, la modificación puede prepararlas para resistir más firmemente las plagas o cualquier otra complicación que pudiera amenazar su vida.

Si bien muchas personas se apoyan en los avances tecnológicos y consideran que la utilización de estos productos modificados puede ser de mucha utilidad para socavar el hambre en el mundo; las investigaciones científicas revelan que detrás de sus ventajas se esconden cientos de complicaciones que atentan contra la ecología y la salud.

Sin ir más lejos, recientes investigaciones en Francia, desvelaron que aquellas ratas que fueron alimentadas con maíz transgénico, presentaron aparición de tumores cancerígenos y una menor esperanza de vida. Esto indicaría que el ingerimiento de estos productos podría traer severas consecuencias a largo plazo en la salud de las especies; sin mencionar los daños irreparables en el medio ambiente, en lo que respecta a reducción de la diversidad y demás consecuencias evidentes.

La toxicidad que albergan los productos transgénicos puede ser bastante alta si se tiene en cuenta que al sembrar una semilla que ha sido manipulada en laboratorio, la misma actuara sobre el suelo de manera diferente a como lo haría una que no haya pasado por ese proceso; modificará no sólo las características del suelo, sino también del espacio ya que al volverse más fuerte que otras plantas, podría atentar contra la existencia de otras especies.

Si se tiene en cuenta que posteriormente también traería severos daños en aquellos que consumieran su cosecha, se hace evidente que apostar por este tipo de producción es nefasto para la subsistencia de nuestro planeta.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2010. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de toxicidad (http://definicion.de/toxicidad/)