Definición de vago

El vocablo vago posee dos orígenes etimológicos que dan lugar a múltiples acepciones. Por un lado, la palabra deriva del término latino vacuus y hace referencia a alguien que se caracteriza por ser perezoso, apático, con baja predisposición para realizar actividades, sin oficio y mal entretenido.

Vago

Tras conocer esta definición, es posible establecer que la noción de vago se opone a la idea de trabajador. Mientras que los trabajadores se esfuerzan para cumplir con sus obligaciones y concretar sus objetivos, son responsables y llevan una vida ordenada, un hombre vago privilegia el descanso y la diversión por sobre el empleo. Las personas acusadas de vagas suelen ser conformistas y carecer de grandes expectativas.

Por ejemplo: “Juan es un vago: tiene 30 años, no trabaja y vive en la casa de sus padres”, “No seas vago y termina de leer el libro que mañana tienes lección”, “Miguel tiene mucho talento pero es vago, así que no creo que llegue demasiado lejos con su carrera profesional.

Por otro lado, un uso muy injusto del término hace referencia a aquellas personas que no responden a los parámetros de normalidad establecidas por cada sociedad y, en general, a los artistas. Los individuos que se encuentran en contacto con su sensibilidad suelen rechazar las ideas preestablecidas y buscar su propio camino, llegar a sus propias conclusiones antes de sumirse a un sistema organizado. Esto no tiene relación con la falta de voluntad o de compromiso, sino todo lo contrario: se trata de hombres y mujeres, en principio niños y niñas, que tienen una profunda necesidad de cumplir sus sueños, y que intuyen a tiempo que no lo conseguirán siguiendo las pautas indicadas por su entorno.

Muchas personas admiradas por decenas de millones alrededor del mundo han sido consideradas vagas en su juventud, y entre ellas se encuentran Stephen Hawking, Shigeru Miyamoto y el mismísimo Albert Einstein. La lista es mucho más extensa, pero estos tres individuos son lo suficientemente importantes para el mundo como para necesitar nombrar a otros. Dos de ellos, sin ir más lejos, están muy relacionados; ¿qué habría hecho Hawking sin los descubrimientos de Einstein? Seguramente habría realizado investigaciones muy significativas, pero cabe destacar que se vio muy influenciado e inspirado por el trabajo del físico alemán. Miyamoto, padre de los videojuegos, creador de títulos que han revolucionado la industria en muchos aspectos, es probablemente responsable de la carrera de decenas de desarrolladores actuales, que se enamoraron de esta forma de entretenimiento a través de sus creaciones.

En cada persona que es señalada de “vaga” puede existir un científico adelantado a su tiempo, un gran cantante, un genio de las letras. El machismo del idioma castellano obliga a generalizar en masculino, pero cabe señalar que las víctimas de este adjetivo mal utilizado son tanto hombres como mujeres. Quizás más graves, o con peores consecuencias, hayan sido las acusaciones de brujas o carentes de estabilidad mental, que enviaron a tantas mentes iluminadas a muertes espantosas.

Vago también puede proceder del latín vagus y hacer mención a una cosa que carece de objeto específico y que resulta indeterminado, impreciso o sin definición: “Cuando el sospechoso intentó exponer su coartada, sólo apeló a comentarios vagos que no fueron bien recibidos por el tribunal”, “Tengo una vaga idea sobre el tema pero, por favor, necesitaría que me lo explicases con mayor claridad”.

El nervio vago (también conocido con el nombre de nervio cardioneumogástrico) por su parte, es uno de los 12 nervios conocidos como craneales. Se extiende desde el bulbo raquídeo y atraviesa los bronquios, la faringe, el corazón, el hígado y el estómago, entre otros órganos. Las lesiones en este mencionado nervio vago pueden generar dificultar para tragar, disfonía y voz ronca.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2010. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de vago (http://definicion.de/vago/)