Definición de velar

Velar es un término que puede proceder de diferentes raíces etimológicas y, por lo tanto, tener distintos significados. Las primeras acepciones que menciona el diccionario de la Real Academia Española (RAE) provienen del vocablo latino vigilāre y se asocian a la vigilancia que realiza una persona.

Velar

En este sentido, puede decirse que velar consiste en realizar una guardia para acompañar a un fallecido, cuidar a alguien que está enfermo o proteger una propiedad. El verbo también puede aludir a la realización de una actividad por la noche, en el tiempo que habitualmente se destina a dormir.

Por ejemplo: “Al abuelo lo vamos a velar en una funeraria del centro”, “No te preocupes, voy a velar por ti durante tu internación”, “Creo que el examen de química me hará velar toda la noche: aún me faltan leer cinco capítulos del libro”.

Velar a un fallecido es uno de los momentos más difíciles en la vida de cualquier persona, ya que tiene que despedirse de un ser querido. A pesar de ser algo tan íntimo, lo habitual es contar con el respaldo y la visita de amigos, familiares y conocidos que quieran mostrar sus condolencias como señal de cariño.

Precisamente esos ciudadanos deben saber que hay un protocolo a la hora de velar en estos casos. Se trata de una serie de pautas que permitirán que actúen correctamente y que no puedan llegar a resultar pesados o molestos:
-No deben alargar demasiado su estancia junto a los familiares del fallecido pues, aunque agradecen las visitas, están sufriendo y también necesitan descansar.
-Cuando se vayan a marchar eso sí es importante que lo hagan cuando haya más visitas, es decir, que no dejen a esas personas solas.
-Deben evitarse “discursos” o frases manidas para dar las condolencias. Con los gestos y la presencia es más que suficiente.
-A la hora de vestir para acudir al velatorio, los que no son familiares directos del fallecido pueden ir como deseen. Eso sí, se recomienda que opten por llevar prendas oscuras.
-Fundamental es evitar situaciones que no resulten cómodas para las personas que despiden a su ser querido. Nos estamos refiriendo a que quien acuda al velatorio no se dedique a estar hablando con todo el mundo, a hacer chistes, a cotillear…

El concepto de velar también puede derivar de velāre, que a su vez tiene su origen en velum (“velo”). En este caso, el verbo alude a tapar algo o, en el terreno de la fotografía, a eliminar una imagen del papel o la placa por el uso inadecuado de la luz: “¡No quites el rollo! Puedes velar las fotos que tomamos”.

Se conoce como velo, por otra parte, al tercio posterior del paladar. El punto de articulación es el espacio donde se concreta la fonación: el punto de articulación velar, en este marco, se encuentra en el sector dorsal del paladar.

Para la fonética, un sonido velar es aquel caracterizado por una articulación que se produce cuando el velo del paladar y el dorso de la lengua entran en contacto o se acercan. La consonante velar es una letra que se pronuncia con este sonido.

Ejemplos de sonidos velares en castellano son, por ejemplo, la “g” de la palabra gato, la “n” en el término naranja o incluso la “g” del sustantivo gente.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2015. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de velar (http://definicion.de/velar/)