Definición de verraco

Antes de entrar de lleno en la definición del término verraco que nos ocupa, tenemos que subrayar su origen etimológico. En este sentido, cabe decir que deriva del latín, en concreto, procede de “verres”, que era como se denominaba al semental del cerdo, y de su unión al sufijo “-aco”, que presenta cierto toque despectivo en castellano.

Verraco

Un verraco es un cerdo (puerco o chancho) macho que está destinado a la reproducción o que ya tuvo crías. Cabe recordar que los cerdos son los animales que pertenecen a la especie Sus scrofa domestica: se trata de mamíferos artiodáctilos que comparten familia con los jabalíes, los facóqueros y otros animales.

La porcicultura es la cría de cerdos. Los porcicultores llaman a los cerdos de distinto modo de acuerdo a sus características, destinando la denominación de verraco a los machos cuya función es reproductiva. La hembra, en cambio, puede denominarse gocha o cocha.

Las crías, mientras aún maman, se conocen como cochinillos: si son menores de cuatro meses, también pueden llamarse gorrinos. En algunos países, a los cerdos que todavía maman se los denomina lechones, aunque en algunas naciones los lechones son todos los cerdos machos.

Cabe destacar que los cerdos se crían por su carne (un alimento valorado por muchas culturas), su cuero y sus cerdas (pelos). Es posible encontrar bolsos, zapatos y cepillos hechos con cerdo.

Verraco también es una persona con características indeseables, que por su comportamiento resulta ruin. Por ejemplo: “El presidente del club es un verdadero verraco que no merece el respeto de ningún socio”, “El intendente calificó de ‘verraco’ al candidato de la oposición”, “No entiendo cómo la gente se maravilla ante semejante verraco”.

A los peces de la familia Caproidae, por otro lado, se los denomina ochavos o verracos, mientras que los verracos de piedra son esculturas prehistóricas que hallan en diferentes provincias españolas.

Numerosos son los ejemplos de obras artísticas que vienen a representar a verracos de piedra y de las que aún no existe una teoría clara al respecto. Y es que hay estudiosos en la materia que consideran que se empleaban como una manera de determinar los límites del pastoreo mientras que otros creen que tenían, sobre todo, una función mística.

Pero no únicamente eso, pues no menos relevantes son las teorías que defienden que venían a ser una manera de honrar a los muertos o expresiones artísticas sin ningún tipo de trasfondo.

En Portugal existen distintos verracos de piedra, aunque es quizás en España donde tienen mayor presencia. En concreto, en provincias tales como Salamanca, Cáceres, Toledo o Segovia, entre otras.

Entre las representaciones de este tipo más importantes se hallan los famosísimos Toros de Guisando, enclavados en la provincia de Ávila y que se encuentran muy bien conservados. Son reconocidos a nivel histórico, no únicamente como expresión artística sino porque junto a los mismos se firmó el Tratado de Guisando. Un documento este del siglo XV en el que el rey Enrique IV reconocía a su hermana como su futura heredera, quien luego sería Isabel la Católica.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2015. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de verraco (http://definicion.de/verraco/)

Definiciones Relacionadas