Definición de volcán

Según la mitología romana, Vulcano era el dios del fuego y los metales. Casado con Venus y padre de Júpiter y Juno, Vulcano era el creador de armas y armaduras para los héroes.

Volcán

La palabra volcán proviene de Vulcano. Se trata de un conducto que establece comunicación directa entre la superficie terrestre y los niveles profundos de la corteza terrestre. Los volcanes son aberturas que se encuentran en montañas o en la tierra; cada un cierto periodo de tiempo, expulsan lava, gases, cenizas y humo.

Entre los volcanes más importantes y famosos del mundo se encuentra, por ejemplo, el del Kilimanjaro que se encuentra situado en Tanzania. Sus más de 5.000 metros de altura le convierten en uno de los más altos del planeta y se caracteriza por estar conformado por tres cráteres.

Asimismo tampoco podemos olvidar otros volcanes igualmente significativos como sería el caso del volcán Krakatoa, enclavado en Indonesia; el volcán del Teide, sito en la isla de Tenerife; el volcán Popocatépetl en México o el Vesubio, en Italia. En Nápoles es donde se encuentra concretamente este último que tiene entre sus hechos más significativos el haber sido el causante del sepultamiento de las ciudades de Pompeya y Herculano en el año 79 d.C.

La erupción, tal como se conoce a ese proceso de expulsión, acontece cuando el magma (una mezcla de roca fundida, gases y otros componentes) que se encuentra bajo presión comienza a ascender.

Entre los principales tipos de erupciones volcánicas, teniendo en cuenta criterios tales como la viscosidad o la temperatura de las mismas, se encuentran el hawaiano, el vulcaniano, el surtseyano, las submarinas, las fisurales, el peleano, el vesubiano o el mixto.

Se denomina chimenea al conducto que comunica a la cámara magmática de la profundidad con la superficie terrestre. La lava erupciona a través de la chimenea central del volcán, que también puede presentar otras formaciones conocidas como conos parásitos e incluso algunas que sólo expulsan gases y reciben el nombre de fumarolas.

Cuando no se tiene ningún registro sobre la actividad eruptiva de un volcán, los especialistas hablan de volcanes inactivos. En cambio, los volcanes que estuvieron en actividad hace no demasiado tiempo o que, actualmente, siguen con actividad eruptiva, son denominados volcanes activos.

Y todo ello sin olvidar tampoco que también existen los que se conoce como volcanes durmientes que son aquellos que se caracterizan por el hecho de que mantienen ciertos signos de actividad volcánica. En concreto se les llama así a todos aquellos que no han hecho una erupción durante siglos.

Un supervolcán es un tipo de volcán que se caracteriza por sus erupciones voluminosas, con fuertes explosiones y un gran volumen de magma expulsado. Estos supervolcanes tienen la capacidad de modificar el clima durante años y de alterar el paisaje que los rodea de manera radical.

Para terminar tampoco podemos obviar el hecho de que el término que nos ocupa también forma parte de algunas expresiones que utilizamos dentro del lenguaje coloquial. Un ejemplo de ellas es la locución adverbial “estar sobre un volcán” con la que lo que se hace es determinar que una persona en cuestión se encuentra viviendo una situación peligrosa sin saberlo.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2009. Actualizado: 2009.
Definicion.de: Definición de volcán (http://definicion.de/volcan/)